Publicado 19/09/2020 16:25CET

Perú.- La Fiscalía ve indicios delictivos en la grabación que implica al presidente de Perú en una trama corrupta

El presidente de Perú, Martín Vizcarra
El presidente de Perú, Martín Vizcarra - PRESIDENCIA PERÚ

MADRID, 19 Sep. (EUROPA PRESS) -

La fiscal anticorrupción peruana Janny Sánchez ha informado del hallazgo de hechos de "connotación penal" en la grabación del presidente peruano, Martín Vizcarra, que mostraría cómo el empresario Richard Cisneros, conocido como 'Richard Swing', se habría valido de su amistad con Vizcarra para que ordenara su contratación en el Ministerio de Cultura a través de su ministra, Patricia Balbuena.

"Se advierte la presunta vinculación con altos funcionarios públicos de gobierno como son el señor Martín Alberto Vizcarra Cornejo, actual presidente de la República, y la exministra de Cultura, Patricia Jacquelyn Balbuena Palacios, con un presunto hecho de connotación penal", explica Sánchez en una resolución que clasifica como investigadas a las exfuncionarias de Palacio de Gobierno Karem Roca y Mirian Morales.

El documento precisa que 'Swing' se valió de la confianza, amistad o cercanía con Vizcarra para que este al parecer "recomiende y/o disponga u ordene" a otros altos funcionarios públicos, ministros de estado como Patricia Balbuena, exministra de Cultura, que se contrate al citado proveedor por servicios innecesarios creando una necesidad de servicio".

La acusación se basa en varios elementos, incluida una declaración de un testigo reservado, quien informo de que Vizcarra habría realizado coordinaciones con la entonces secretaria general del Despacho Presidencial, Mirian Morales, quien luego contactó con la ministra Balbuena y con 'Swing'.

Al no tener competencia para investigar a altos funcionarios públicos, la fiscal ha remitido un informe sobre estos hechos al despacho de la fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, para que se pronuncie.

Este viernes el Congreso peruano rechazó una moción de censura contra Vizcarra impulsada tras la difusión de las grabaciones investigadas en el denominado caso 'Swing'. Vizcarra ha negado irregularidad alguna e incluso ha denunciado un "complot".