Publicado 05/07/2021 19:22CET

Perú.- El 'hombre fuerte' de Fujimori utilizó teléfonos de policías para realizar llamadas ilegales

Archivo - Vladimiro Montesinos, exasesor del expresidente peruano Alberto Fujimori
Archivo - Vladimiro Montesinos, exasesor del expresidente peruano Alberto Fujimori - LATINO NEWS-CONTACTO PHOTO - Archivo

MADRID, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

El antiguo asesor presidencial de Alberto Fujimori, Vladimiro Montesinos, utilizó hasta tres teléfonos móviles de otros tantos altos mandos de la Policía para realizar llamadas ilegales como la que mantuvo con el exmilitar y fujimorista Pedro Rejas Tataje para dar un vuelco a las elecciones presidenciales peruanas.

Montesinos está en el centro de la polémica por unas grabaciones de unas llamadas telefónicas con Rejas en las que le propone contactar con un abogado para facilitarle la compra de las autoridades electorales y lograr así la victoria de Keiko Fujimori en el proceso de elecciones presidenciales aún abierto a cambio de tres millones de dólares.

Según informa el diario 'La República', los policías son un general de brigada de Seguridad de Penales, Franck Torres Cornejo; el mayor retirado Luis Torres Morales y otro mayor retirado, Milward Zapana Ibarra, que trabajaba en Inteligencia del Ministerio del Interior.

Torres fue abogado de Montesinos y falleció por COVID-19 en junio de 2020. Los otros dos no quisieron hablar con los periodistas de 'La República' que obtuvieron los números de teléfono.

Perú está a la espera de conocer su próximo presidente, después de la disputada segunda vuelta del pasado 6 de junio, que dejó a Castillo, con el 50,12 por ciento de los votos, por delante de la opción ultra conservadora que representa Fujimori, quien con el 49,87 por ciento de las papeletas ha pedido nulidades de actas.

Actualmente, estas están bajo revisión en el JNE, que ha empezado ya a declararlas infundadas, mientras la aspirante de Fuerza Popular ha iniciado una campaña judicial para intentar revertir la situación.

Por su parte, misiones diplomáticas de observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA) o la Unión Europea (UE), entre otros, han descartado irregularidades.