Perú.- Humala condiciona su apoyo a García a la creación de una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución

Actualizado 29/07/2006 1:21:20 CET

LIMA, 28 Jul. (EP/AP) -

El ex candidato a la Presidencia de Perú Ollanta Humala condicionó hoy el apoyo de su formación política (Unión Por el Perú) al nuevo Gobierno de Alan García a la realización de una Asamblea Constituyente para reformar el texto de la Carta Magna.

En su primera aparición pública luego de tres semanas alejado de la escena política, Humala explicó que la Asamblea Nacional de su partido acordó respaldar al Ejecutivo de García si es que muestra voluntad de "iniciar un proceso constituyente para buscar una nueva Constitución".

"Esta constitución es ilegal y delincuencial. Creemos que Perú necesita nuevas reglas del juego", manifestó Humala a a los medios de comunicación tras reunirse brevemente con el presidente de Bolivia, Evo Morales, quien asistió a la ceremonia de toma de posesión de García como presidente.

Según el ex candidato por Unión Por el Perú, si el Gobierno del nuevo mandatario trabaja para iniciar un proceso constituyente para buscar un nuevo texto constitucional a partir de la de 1979, "tendrá el apoyo del bloque nacionalista".

RECUPERAR LOS RECURSOS NATURALES

Humala propuso durante su campaña electoral el cambio de Constitución para, según él, sentar las bases de la recuperación de los recursos naturales por parte del pueblo, que considera en manos de las empresas transnacionales.

"Nosotros somos la oposición constructiva en el país y si queremos trabajar en bien de la patria, pues creo que el primer punto de coincidencia con el futuro Gobierno debe ser las reglas de juego, y las reglas de juego es la Constitución", subrayó. La Carta Magna vigente es la creada en 1993 durante la administración de Alberto Fujimori (1990-2000), que tiene muchos críticos.

Humala fue derrotado en segunda vuelta de las elecciones presidenciales por García, pero logró situar en el Congreso a 45 congresistas, el mayor número alcanzado por una agrupación política, aunque tres legisladores anunciaron después su alejamiento del partido, alegando serias discrepancias políticas. El Partido Aprista, de García, consiguió 36 escaños en el poder legislativo.