Actualizado 29/07/2015 7:52:05 +00:00 CET

Humala destaca el impulso a las políticas sociales en Perú

Humala mensaje último año de Gobierno
Foto: ARCHIVO

LIMA, 29 Jul. (Reuters/EP) -

   El presidente de Perú, Ollanta Humala, ha asegurado este martes que seguirá impulsando los programas sociales para reducir la desigualdad en el país en el último año de su mandato, en su discurso anual ante el Congreso, en el que ha hecho un recuento de su política energética, educativa y de relaciones exteriores desde que asumió el poder en julio del 2011.

   "En mi Gobierno el reto ha sido y seguirá siendo unir un país fragmentado y avanzar en el cierre de las brechas de exclusión y desigualdad", ha apuntado, recalcando que desde que accedió al cargo 1,3 millones de personas dejaron de ser pobres, principalmente en las zonas del interior del país.

   "Hoy Perú es el líder de gestión en materia social, en política social en todo América Latina", ha agregado. Sin embargo, no ha anunciado medidas para impulsar la economía local, que se desacelera desde el año pasado ante la caída de los precios internacionales de los metales.

   Una de las medidas económicas esperadas y reclamadas por los sindicatos de trabajadores era un aumento en el salario mínimo, que actualmente asciende a 750 soles (alrededor de 213 euros).

   La economía del tercer mayor productor mundial de cobre moderó su expansión en mayo y registró un crecimiento menor al de los dos meses anteriores --un 1,22 por ciento interanual--, casi la mitad de lo esperado por analistas.

   Por otra parte, Humala ha anunciado normas más duras para combatir la inseguridad ciudadana, que se ha convertido en uno de los mayores problemas del país, según las encuestas de opinión. Una de las medidas busca frenar los asesinatos cometidos por sicarios.

   "Incorporamos en nuestro código penal el delito del sicariato, que permitirá sancionar a sus autores con una pena privativa de la libertad no menor de 25 años y con cadena perpetua cuando el sicariato utilice a un menor de edad", ha remachado.

   Humala, cuya popularidad ha caído al 19 por ciento --uno de los niveles más bajos de su Gobierno-- ha perdido poco a poco el apoyo de la población y del Congreso ante escándalos de corrupción de un ex asesor de campaña, a quien se le acusa de tener lazos con la esposa del mandatario.