La Justicia asegura que Álvarez actuaba "al margen de la ley" para "eliminar a sus opositores"

Publicado 19/05/2014 20:38:50CET

LIMA, 19 May. (Notimérica/EP) -

Una resolución de la Justicia peruana ha asegurado que el presidente del departamento de Áncash, César Álvarez, lideraba una cúpula criminal encargada de "eliminar y silenciar a sus opositores" políticos, además de, utilizando su condición de funcionario, servirse de los recursos del Estado para llevara a cabo licitaciones de obras públicas de forma irregular y así agenciarse importantes sumas de dinero.

Según el fallo del Tercer Juzgado Penal Nacional, la muerte de Ezequiel Nolasco, candidato al Gobierno regional y uno de los más férreos opositores a la gestión de Álvarez, "es una muerte más de los asesinatos que se cometieron en Áncash", todos ellos, ha señalado la resolución judicial, con un objetivo en común; "eliminar a las personas que entorpecían las gestiones administrativas y políticas irregulares" que se llevaban a cabo en la región.

Sin embargo, Álvarez no sería el único cargo político implicado en este escándalo de homicidios y corrupción política, que inculpa a otras 27 personas más. Su mano derecha, el alcalde de la provincia del Santa, Luis Arroyo Rojas, prófugo hasta este pasado domingo, sería otro de los cabecillas de esta asociación criminal forjada desde el movimiento regional Cuenta Conmigo, que desde 2007 dirige los designios de Áncash.

El documento, tal y como ha publicado el periódico 'Perú 21', también ha resaltado que bajo la gestión de Álvarez y Arroyo Rojas, "se inició una política al margen de la ley con la finalidad de silenciar y eliminar a sus más duros opositores", entre los que estaba Nolasco, ejecutado a tiros por dos sicarios este pasado mes de abril.

En ese sentido, el texto ha explicado que existen evidencias que demuestran que el asesinato no se produjo por cuestiones aisladas al Gobierno regional, o por conflictos personales de Nolasco con sus dos ejecutores, sino que se trató de un plan urdido desde hace tiempo, llegando incluso a tener varias ejecuciones fallidas.

El proceso, desarrollado por el juez Marco Aurelio Tejada Ortiz, también vincula a Álvarez y a Arroyo Rojas en la organización del homicidio de José Luis Sánchez Milla, ocurrido en julio de 2010, quien había asumido la gestión de manera interina del Gobierno de Áncash, después de que Álvarez hubiera sido eximido de su carga para poder preparar su candidatura de reelección.

ÁLVAREZ SE ENTREGA DE FORMA VOLUNTARIA

Álvarez se entregó el pasado viernes para responder a los presuntos delitos de corrupción, asociación para delinquir y por el asesinato de Ezequiel Nolasco, después de que un día antes el Tercer Juzgado Penal Nacional, con sede en Lima, ordenara su detención, junto a las de otras 28 personas.

Álvarez fue señalado en varias ocasiones como el autor intelectual del asesinato de hasta nueve opositores políticos desde que asumió la Presidencia de Áncash, en 2007. Sin embargo, siempre ha conseguido salir indemne, hasta el reciente asesinato de Nolasco --su futuro rival en las elecciones regionales--, lo que motivó que se instase a reabrir estos casos.