Actualizado 02/03/2006 18:48:30 +00:00 CET

Perú.- Perú rechaza la propuesta de Yale sobre las piezas de Machu Picchu y reclama su propiedad

LIMA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

El embajador del Perú en Estados Unidos, Eduardo Ferrero, respondió a la Universidad de Yale respecto a las negociaciones entre dicha institución académica y el Gobierno peruano para aclarar el asunto de las piezas extraídas del yacimiento arqueológico inca de Machu Picchu por su descubridor, el norteamericano Hiram Bingham, entre 1911 y 1915, y de las que Perú reclama la propiedad.

La embajada lamentó que después de más de tres años de conversaciones para tratar de llegar a un acuerdo, las autoridades de la universidad de "no hayan actuado conforme al principio de buena fe". Según Perú, Yale trata de "definir su propuesta como si se tratase de una división igualitaria de piezas arqueológicas para dos museos, lo que es inaceptable, sin reconocer la propiedad del Estado peruano sobre esas piezas", indicó la embajada en un comunicado, recogido por la prensa local.

La universidad había propuesto a las autoridades la realización de exhibiciones de los objetos en museos de Estados Unidos y en uno nuevo, que se debía construir en la localidad peruana Cuzco. Así, la propuesta incluía la colaboración para exponer en ambos lugares la piezas llevadas por Bingham hace más de 90 años a Yale, junto con otras rescatadas por excavaciones del Gobierno peruano.

Las actividades de Bingham transcurrieron durante la primera década del siglo XX en exploraciones patrocinadas por Yale y National Geographic. Hiram Bingham y su equipo trabajaron intensivamente en el parque arqueológico de Machu Picchu durante cinco años, excavando prácticamente cada metro cuadrado. En sus alrededores encontraron tumbas antiguas, momias y restos de 173 personas junto a sus pertenencias, incluyendo ropa, alimentos, alfarería y ornamentos, según recuerda.

Según el embajador, Yale no reconoce la propiedad de los objetos por parte del Estado peruano, y "sostiene que estas piezas arqueológicas pertenecen a la humanidad, pero al mismo tiempo pretende apropiarse de parte de la colección", agrega.