Perú.- Primeros desaparecidos por las lluvias torrenciales registradas en los departamentos de Tumbes, Piura y Junín

Actualizado 02/03/2006 1:04:20 CET

LIMA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las intensas lluvias torrenciales registradas en los departamentos peruanos de Tumbes, Piura y Junín han causado las primeras desapariciones de personas, con la desaparición ayer de un vehículo del Gobierno regional de Piura que fue arrastrado por el desbordamiento del río Serrán, cuando viajaban cuatro personas en su interior.

Entre esas cuatro personas, tres de las cuales han sido dadas por desaparecidas por los servicios de emergencia, se encontraba el consejero regional de la provincia de Huancabamba, Eduardo Labán, y otras dos personas que aun no han sido identificadas. El conductor del vehículo salió ileso del accidente.

En esta región además las autoridades han advertido de que las precipitaciones se acentuarán en las próximas horas, y vendrán acompañadas de tormentas eléctricas

En el departamento de Tumbes ya se registran 2.700 personas afectadas, 62 familias damnificadas y 476 viviendas en estado de emergencia, además de 2.700 hectáreas de cultivo que han quedado totalmente inundadas.

Esto último constituye un grave problema para el sector agrario, según recoge el diario 'La Razón', puesto que los cultivos de arroz y plátano han quedado totalmente inundados y constituyen la forma de subsistencia para muchas familias de la región.

Las precipitaciones en este departamento han causado derrumbes de laderas de montañas, daños en carreteras principales y obstrucción de carreteras que dejan incomunicados a varias zonas. Las autoridades de la región han pedido al Gobierno que les facilite alimentos para los damnificados y maquinaria pesada para abrir caminos en las zonas más afectadas.

En este sentido, el secretario del Comité Regional de Tumbes, Manuel Leyva, advirtió de que las lluvias no cesarán y pidió que se valore la posibilidad de declarar la zona afectada en emergencia para poder rehabilitar la infraestructura en el sector agrario, y para incrementar las medidas de prevención.

También en Junín se empiezan a sentir los efectos de estos fenómenos climáticos, y al menos cinco viviendas se han visto afectadas por el desborde de un canal de irrigación del río Mantaro.