Perú.- Todos los cabecillas de Sendero Luminoso apelan sus sentencias, menos su líder Abimael Guzmán

Actualizado 15/10/2006 1:44:30 CET

LIMA, 14 Oct. (EP/AP) -

Tanto la fiscalía como la defensa de Abimael Guzmán, cabecilla del grupo subversivo Sendero Luminoso, confirmaron que las sentencias de los once dirigentes de Sendero Luminoso condenados ayer han sido recurridas. El único que no recurrirá su sentencia será el líder del movimiento, Abimael Guzmán, sentenciado a cadena perpetua.

"Los once patrocinados interpusieron un recurso de nulidad que es la apelación ante la Corte Suprema", manifestó a AP vía telefónica Manuel Fajardo, abogado de Guzmán.

Por su parte, el fiscal antiterrorista Guillermo Cabala indicó que la fiscalía también interpuso una acción de nulidad ante la Corte Suprema.

Explicó que "esa condena (de cadena perpetua) debe aplicarse a todos aquellos que han tenido un rol preponderante, no sólo como líderes, sino como dirigentes subversivos".

Guzmán y Elena Iparraguirre, su pareja sentimental y destacada jefa de Sendero luminoso, fueron sentenciados a última hora de ayer viernes a cadena perpetua por un jurado, mientras otros diez dirigentes de este grupo fueron sentenciados a penas de 35, 25 y 24 años de prisión.

Según informó el diario oficial El Peruano, los sentenciados deberán pagar una indemnización a Estado que asciende a 3.700 millones de nuevo soles (algo más de 910 millones de euros). Guzmán, además, deberá pagar una indemnización individual de 250.000 nuevos soles (unos 75.757 dólares) a favor de las víctimas de la matanza de Lucanamarca, en la que murieron 69 campesinos.

El abogado de Guzmán, señaló que se apeló porque los han juzgado por delitos de terrorismo cuando, en su opinión, ellos fueron parte de un grupo revolucionario que se enfrentó en una guerra al Estado en la década de los ochenta y comienzos de los noventa.

El abogado de Iparraguirre, Alfredo Crespo, afirmó que "debe ser anulado este fallo porque es inconstitucional", y que este caso se llevará hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos de ser necesario.

Por su parte, el fiscal Cabala consideró que se deben aplicar penas más duras a los que no han recibido cadena perpetua porque "muchos de ellos están 'ad portas' de salir, en dos años más saldrá Osmán Morote, y luego los que han sido condenados a 25 y 24 años, esa situación es preocupante porque se trata de una organización criminal fundamentalista".

Para Cabala "es imposible lograr que puedan reincorporarse a la sociedad como elementos útiles", pues, según dijo, los sentenciados "se han endurecido más".

Todos los condenados permanecerán recluidos en una cárcel de máxima seguridad, mientras que, según la sentencia, Guzmán y su compañera podrían pedir revisión de su condena tras cumplir 35 años.

Guzmán, de 71 años, fue capturado y sentenciado en 1992 a cadena perpetua por un tribunal militar, pero este proceso fue declarado inconstitucional. El nuevo proceso se inició el 2004.