Pinochet.- El jefe del Ejército espera que la muerte del ex dictador mitigue las pasiones "que genera su vida y obra"

Actualizado 12/12/2006 18:56:07 CET

Reconoce que las violaciones de Derechos Humanos fue el aspecto más "controvertido" de su gestión y confía en el "reencuentro" de Chile

SANTIAGO, 12 Dic. (de la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

El comandante en jefe del Ejército, general Óscar Izurieta, dijo hoy que espera que la muerte del ex dictador Augusto Pinochet ayude a mitigar "las pasiones que genera su vida y obra", en el último de los seis discursos que sucedieron a la misa fúnebre.

"Dejemos a la historia un examen objetivo y justo respecto a su protagonismo en los procesos políticos, económicos y sociales en los cuales le cupo participación", afirmó Izurieta, quien repasó la vida militar y pública de Pinochet, a quien calificó de servidor público.

Antes de los honores militares, el jefe militar aseguró que "sin duda alguna" la decisión "más difícil" de Pinochet fue, junto a la Armada, la Fuerza Aérea y Carabineros, "asumir las responsabilidades superiores de conducción del Estado ante la gravísima crisis institucional que vivía el país".

"No me corresponde evaluar aquí al gobierno militar. Tampoco es mi propósito efectuar un detallado relato de las condiciones a las que se enfrentó el entonces comandante en jefe para decidir obrar en el sentido que lo hizo", indicó.

"Creo sí indispensable, para contribuir al esclarecimiento de una época tan compleja, inserta en la dialéctica de la Guerra Fría, mencionar que el Ejército también era víctima de la pasión política desatada, que amenazó fuertemente su unidad", expresó.

"Esto ocurría, a su vez, en el seno de las otras ramas de la Defensa Nacional, con la peligrosidad que ello representaba para la superviviencia del país. Cuando el general Pinochet resuelve actuar el 11 de septiembre de 1973, lo hace en el convencimiento de que no había otra salida posible a la crisis", añadió.

"Años más tarde, describió lo siguiente 'Me resistía a actuar hasta el final, pese al clamor ciudadano que golpeaba las puertas de los cuarteles pidiendo nuestra intervención. Esperé no por temor sino por una secreta esperanza de que se pudiera superar pacíficamente aquella extrema situación de crisis institucional", relató.

"Otros actores serán los encargados de justipreciar en toda su integridad, con sus luces y sus sombras, esta etapa de su vida. En tal sentido, el general Pinochet constituye el testimonio de una época que, inevitablemente, hubo de dividir el país por desencuentros que antecedían a su gobierno y por los que se generaron durante su administración", señaló el jefe del Ejército chileno.

Destacó asimismo la "vocación preferente por la paz regional y la solución de controversias vecinales de larga data". "El manejo de las crisis internacionales vividas por Chile en 1974 y 1978 nos hablan de sus capacidad para comprender las desastrosas consecuencias de una guerra externa", indicó.

Señaló el general que Pinochet "debió enfrentar un conjunto de demandas y querellas judiciales, derivadas de sus actos como gobernante, que persistieron hasta el día de su deceso", continuó el jefe del Ejército.

"La situación de los derechos humanos constituye el aspecto más controvertido de su gestión. Él mismo, años después, se condolió por tanto sufrimiento. Más recientemente, en noviembre de 2006, asumió la responsabilidad política por todo lo obrado durante su gobierno. El general Pinochet murió sin haberse sustraído jamás a la acción de los tribunales de justicia de acuerdo al Estado de Derecho", aseguró.

"En tal sentido y conforme a lo que sostuvo durante su detención en el Reino Unido, siempre reconoció la exclusiva competencia de los tribunales chilenos para juzgarlos. En lo que toca al Ejército, su posición referida al respeto de los derechos humanos es bien conocida y ha sido establecida claramente por mis dos antecesores", indicó.

"Como comandante en jefe del Ejército de todos los chilenos, reafirmo hoy dicha posición. Ésta ha permitido dar los pasos necesarios para avanzar en el esperado reencuentro de nuestra sociedad", finalizó.