Los pocos pero importantes apoyos de Maduro ante el nuevo cisma venezolano

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
REUTERS / HANDOUT .
Publicado 24/01/2019 16:24:52CET

   Rusia, China y Turquía apuntalan a Maduro en el Gobierno pese al reconocimiento generalizado a Guaidó

   MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, está en una difícil situación desde el miércoles, cuando el jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se autoproclamó "presidente encargado" del país, recabando el apoyo de la mayoría del continente, si bien el líder 'chavista' retiene aún apoyos importantes en la arena internacional.

   El primero en arropar al Gobierno venezolano fue su homólogo boliviano, Evo Morales, que lo hizo vía Twitter: "Nuestra solidaridad con el pueblo venezolano y el hermano Maduro, en estas horas decisivas en que las garras del imperialismo buscan nuevamente herir de muerte la democracia y autodeterminación de los pueblos de Suramérica".

   Morales advirtió de que a Estados Unidos "no le preocupa defender la democracia en Venezuela", sino que "solo le interesa saquear su petróleo". "Para lograrlo, así como hizo en Irak y Libia, provoca conflicto, desestabiliza e interviene militarmente", indicó.

   El líder indígena advirtió además a Washington de que este "golpe de Estado" podría acabar en un "derramamiento de sangre del pueblo venezolano". "Atentar contra Venezuela es atentar contra América Latina", subrayó. "Nunca más vamos a ser patio trasero de Estados Unidos", remachó.

   Horas después, el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, reaccionó confirmando su respaldo a Maduro "ante los intentos imperialistas para desacreditar y desestabilizar a la Revolución Boliviariana". Díaz-Canel tuiteó también una frase de Fidel Castro recordando el estrecho vínculo 'revolucionario' entre ambos países.

   Ya este jueves, el presidente cubano ha rechazado "el intento de imponer a través de un golpe de Estado un Gobierno servil a los Estados Unidos en Venezuela. Ratificamos". "Ratificamos la invariable solidaridad con el Gobierno del presidente constitucional, Nicolás Maduro", ha enfatizado.

   Bolivia y Cuba son de los pocos países que se han mantenido junto a Venezuela. El eje bolivariano, que hace apenas seis años, se extendía por toda América Latina se ha reducido a golpe de urna en el ciclo electoral que ha experimentado la región. También permanecen fieles Nicaragua y El Salvador, aunque aún no han reaccionado como se esperaba.

   En el caso de Nicaragua, el Gobierno de Daniel Ortega ha difundido una carta en la que reivindica "la dignidad y grandeza" de América Latina y el Caribe "frente al imperio". "Todos somos Venezuela", señala el documento oficial, según el diario nicaragüense 'La Prensa'.

   Se trata de un tímido apoyo de Managua teniendo en cuenta que Ortega, acosado por su propia crisis política, rompió su ostracismo regional para viajar a Caracas el 10 de enero y acompañar a Maduro en la toma de posesión para su segundo mandato. Ni el líder sandinista ni su mujer y vicepresidenta, Rosario Murillo, han hablado en las últimas horas.

   El silencio impera asimismo en El Salvador. Su presidente, Salvador Sánchez-Cerén, también estuvo en Caracas el 10 de enero pero ahora ha optado por un perfil bajo. La nación centroamericana está en la recta final hacia las elecciones presidenciales del 3 de febrero, que acabarán con el Gobierno del actual mandatario.

   El candidato oficialista, Hugo Martínez, ya se ha posicionado en contra de la política del Gobierno saliente sobre Venezuela. Interrogada por 'El Faro' sobre Venezuela, la líder del gobernante FMLN en el Parlamento, Nidia Díaz, ha contestado: "Apoyamos al pueblo de Venezuela, su autodeterminación y soberanía".

   El principal aspirante opositor, Carlos Calleja, se ha situado "en el lado correcto de la Historia". "Como presidente electo estaré en toda la disposición de acompañar al pueblo venezolano y su presidente interino, Juan Guaidó, en el proceso para recuperar su democracia", ha escrito en Twitter.

EL EJE MOSCÚ-PEKÍN

   Maduro ha cosechado los apoyos más importantes fuera de la región. Se trata de Rusia y China, dos pesos pesados de la política internacional que como tales ocupan un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, lo que les otorga poder de veto ante cualquier iniciativa.

   El Ministerio de Exteriores de Rusia ha advertido este jueves de que la "dualidad de poderes" que ha suscitado el "inmediato" reconocimiento que ha obtenido Guaidó de numeroso países, incluido Estados Unidos, podría "provocar un incremento de los enfrentamientos callejeros", "el camino directo hacia el caos".

   Por su parte, el ministro de Exteriores, Sergei Lavrov, ha condenado la "flagrante injerencia" de Estados Unidos en Venezuela y ha indicado que el rápido reconocimiento de Guaidó "delata" que algunos países están implicados en el último giro de la crisis venezolana. "Entraña una grave desestabilización de la situación", ha lamentado.

   Desde China, la portavoz del Ministerio de Exteriores, Hua Chunying, ha dejado claro que Pekín "apoya los esfuerzos del Gobierno venezolano para salvaguardar la independencia y la estabilidad de un país soberano". Así, ha instado a "respetar la Constitución, evitar conflictos violentos y restaurar el orden normal".

   Otro socio potente de Maduro es el Gobierno de Recep Tayyip Erdogan en Turquía. Durante su alocución del miércoles desde el Palacio de Miraflores, para reivindicarse como único presidente legítimo de Venezuela, Maduro ya apeló a su "hermano" Erdogan.

   Erdogan ha llamado este jueves a su "hermano" Maduro para transmitirle su apoyo, de acuerdo con el portavoz de la Presidencia turca, Ibrahim Kalin. "Le ha dicho que se mantenga fuerte, que estamos con él", ha dicho. "Turquía mantendrá su postura de principios contra todos los intentos de golpe", ha añadido.

OTROS AMIGOS

   Irán también ha salido en defensa de Maduro. El portavoz del Ministerio de Exteriores, Bahram Ghassemi, ha indicado que Teherán "apoya al Gobierno y el pueblo de Venezuela frente a acciones ilegales como intentos golpistas e injerencias externas", al tiempo que ha confiado en que pueda haber una solución pacífica a la actual escalada de tensión.

   En la misma línea se ha expresado el Gobierno de Bashar al Assad, que ha condenado directamente la "flagrante injerencia" de Estados Unidos, uno de los primeros países en reconocer a Guaidó como presidente legítimo de Venezuela. En este sentido, Siria ha denunciado "planes de agresión" por parte de Washington.

   "El pueblo venezolano, que ha resistido la hegemonía y la arrogancia de Estados Unidos, es capaz hoy de hacer frente a este nuevo complot y preservar la soberanía, la independencia y la estabilidad del país", ha afirmado un portavoz del Ministerio de Exteriores sirio citado por la agencia de noticias oficial SANA.

Contador