Actualizado 25/08/2015 12:42:58 CET

La Policía carga contra manifestantes que denuncian fraude en las elecciones en Tucumán

BUENOS AIRES, 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

   Miles de manifestantes han salido en la tarde de este lunes a la Plaza Independencia de la ciudad de San Miguel de Tucumán, capital de la provincia de Tucumán, denunciando fraude en las elecciones provinciales celebradas el domingo y en las que ha salido vencedor el candidato 'kichnerista' Juan Manzur, en medio de presuntas irregularidades que podrían poner en cuestión su victoria.

   Los resultados provisionales apuntan que Manzur, del gobernante Frente para la Victoria (FpV), ha sido reelegido como gobernador de Tucumán con el 54,42 por ciento de los votos a gran distancia de su principal rival, el opositor José Cano, con el 40,76 por ciento. La oposición se niega a aceptar los resultados y pide "abrir las urnas".

   Los manifestantes han ocupado la plaza principal de la ciudad hasta que la Policía ha salido del interior de la casa de gobierno y ha comenzado a disparar balas de goma y gases lacrimógenos, dispersando a la multitud, según ha informado el diario argentino 'La Nación'.

   Horas antes de estos incidentes, Manzur ha celebrado los primeros datos, indicando que la gente "ha apostado por la continuidad de un trabajo que comenzó hace doce años". "Nos eligió porque saben que tenemos una planificación clara con objetivos definidos que nos permitirán seguir mejorando", ha apostillado, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias Télam.

   La jornada electoral ha estado marcada por la violencia desde el mismo domingo. "Lamentablemente, hemos tenido que vivir una experiencia delictiva en algunas comunas de la provincia de Tucumán", ha admitido el secretario de la Junta Electoral de Tucumán, Darío Almaraz.

   Almaraz ha reconocido, en concreto, que un total de 42 urnas fueron quemadas, "por lo que no podrán ser contabilizadas en el escrutinio", aunque ha subrayado que solo representan el uno por ciento del padrón electoral. Además, seis policías resultaron heridos.

   "Fue una jornada electoral marcada por muchísimas irregularidades e imágenes que nunca quisiéramos ver en Argentina", ha lamentado el líder de la alianza opositora Cambiemos, Mauricio Macri, en su cuenta oficial de Twitter.

   "Es lamentable que en nuestra democracia se terminen definiendo los gobiernos a golpes, a tiros, a quema de urnas. Demuestra que la política está caminando en función de su propio interés y no en función de la gente", ha dicho, por su parte, el también líder opositor Sergio Massa.

   Ambos han pedido que se abran las urnas --tanto las quemadas como las otras-- y que se haga un nuevo recuento de votos para cerciorarse del resultado electoral.