Publicado 17/12/2020 19:24CET

La Policía de Ghana usa cañones de agua para dispersar una protesta en la capital contra los resultados electorales

El presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo
El presidente de Ghana, Nana Akufo-Addo - 2019 GETTY IMAGES / SEAN GALLUP - Archivo

MADRID, 17 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Ghana ha empleado este jueves cañones de agua para intentar dispersar una protesta frente a la sede de la comisión electoral en la capital, Accra, a raíz de los resultados de las recientes elecciones presidenciales, en las que el jefe de Estado, Nana Akufo-Addo, ha logrado un segundo mandato.

La protesta, protagonizada por seguidores del Congreso Nacional Democrático (NDC) del expresidente John Dramani Mahama, el principal líder opositor del país, ha derivado en enfrentamientos en la zona, sin que por el momento haya informaciones sobre víctimas o detenidos.

Asimismo, miles de seguidores de esta formación han salido a las calles en Ketu Sur para protestar contra lo que describen como un fraude electoral y reclamar la dimisión de la presidenta de la comisión electoral, Jean Mensah, tal y como ha recogido el diario ghaniano 'The Herald'.

Por otra parte, durante la jornada se ha confirmado que el NDC ha obtenido un escaño más tras la resolución de una disputa judicial abierta en torno a la circunscripción de Sene Oeste, con lo que la formación recaba 137 asientos, los mismos que el gubernamental Nuevo Partido Patriótico (NPP), según el medio Citi Newsroom.

Sin embargo, el partido opositor ha rechazado igualmente los resultados de las parlamentarias y ha asegurado que sus datos apuntan a que se hizo con 140 escaños, lo que le daría la mayoría en el organismo legislativo.

Las manifestaciones de este jueves tienen lugar un día después de que Mahama dijera que está dispuesto a aceptar los resultados de las presidenciales del 7 de diciembre si se confirman a través de una auditoría independiente de los mismos.

El expresidente y su partido se han negado a aceptar la victoria de Akufo-Addo así como del NPP en las parlamentarias, poniendo en tela de juicio la labor desempeñada por la comisión electoral y asegurando que les han "robado" la victoria.

Sin embargo, desde el NPP han rechazado la petición de Mahama y su secretario general, John Boadu, ha reprochado al expresidente que está "eludiendo sus responsabilidades" al pedir la auditoría, algo que no está contemplado en Ghana.

Boadu ha defendido que el margen por el que se impuso Akuffo-Addo, con el 51,59 por ciento de los votos frente al 47,36 por ciento de Mahama, no deja margen para rechazar el resultado. El NDC afirmó el domingo que el presidente se impuso en la primera vuelta, si bien no superó el 50 por ciento de los apoyos, por lo que exigió la celebración de una segunda ronda.

La comisión electoral ha reconocido haber cometido errores en sus cálculos, si bien ha negado que estos puedan provocar un cambio en los resultados de las presidenciales y las legislativas, algo que ha sido validado por observadores nacionales e internacionales, según Radio France Internationale.

Ghana ha mantenido hasta ahora una tradición de elecciones tranquilas desde que se instauró el sistema multipartidista en 1992, con traspasos de poder pacíficos entre el NPP y el NDC y a la inversa. Sin embargo, en esta ocasión ha habido al menos cinco personas muertas en incidentes desencadenados tras los comicios.

Estas eran las terceras elecciones consecutivas en las que Akufo-Addo y Mahama medían sus fuerzas. En 2012 fue Mahama quien se alzó con la victoria mientras que en 2016 se impuso el líder del NPP, quien en estas elecciones habría logrado hacerse con un segundo mandato al frente del país.