La Policía de Nigeria emplea gases lacrimógenos y realiza disparos al aire durante una protesta de chiíes en Abuya

Publicado 18/10/2019 20:54:25CET

MADRID, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Policía de Nigeria ha empleado este viernes gases lacrimógenos y ha efectuado disparos al aire para dispersar una protesta en la capital, Abuya, de miembros del grupo chií Movimiento Islámico de Nigeria (IMN).

Según las informaciones recogidas por el diario nigeriano 'Punch', la protesta arrancó en la carretera Sultán Abubakar y ha concluido después de la intervención policial en los alrededores del mercado de Wuse.

El IMN planea celebrar manifestaciones a nivel nacional durante la jornada del sábado, en conmemoración de la festividad chií del Arbain, que tiene lugar 40 días después de la Ashura.

Un tribunal del país aprobó en julio la petición del Gobierno para designar al IMN como un grupo terrorista tras los enfrentamientos registrados durante los días previos para reclamar la liberación de su líder, Ibrahim el Zakzaky, detenido desde 2015.

El IMN, que ha realizado protestas pacíficas regulares en Abuya en los últimos meses, sostiene que El Zakzaky debe ser liberado después de que un tribunal dictaminara que su detención sin cargos es ilegal.

Según los abogados de El Zakzaky, durante su estancia en prisión ha perdido la visión de un ojo por un glaucoma y corre el riesgo de perder la del otro, al tiempo que alertaron de los efectos que tiene la metralla alojada en su organismo desde 2015.

El Zakzaky viajó en agosto a India para recibir tratamiento médico, si bien volvió a Nigeria días después tras rechazar las atenciones debido a las condiciones impuestas y la negativa de las autoridades a ser tratado por médicos de su elección.

El Zakzaky permanece detenido desde el año 2015, cuando las fuerzas del Gobierno mataron a unas 350 personas durante una operación contra su residencia y una mezquita cercana. El Zakzaky no se ha beneficiado de una orden judicial de diciembre de 2016 que autoriza su liberación, por lo que su grupo considera ilegal el arresto.

La represión contra el IMN ha provocado acusaciones contra el Gobierno del presidente, Muhamadu Buhari, de abusar de los Derechos Humanos. Asimismo, ha generado el temor de que el IMN pueda radicalizarse, igual que el grupo suní Boko Haram tomó las armas en 2009 tras la muerte de su líder a manos de la Policía.

Amnistía Internacional denunció en abril de 2016 la matanza de unos 350 de hombres, mujeres y niños a manos del Ejército durante una operación contra el IMN en Kaduna, agregando que las autoridades intentaron encubrir la masacre.

Casi todos los musulmanes nigerianos, que representan a la mitad de la población del país africano y se concentran en el norte, son suníes. El IMN se fundó en los años 80 con la Revolución Islámica de Irán como fuente de inspiración.