Publicado 12/11/2021 19:38CET

Polonia.- Un eurodiputado del PiS acusa a la UE de "doble narrativa" y "perseguir" a los que consideran "enemigos"

El portavoz en el Parlamento Europeo del partido Ley y Justicia, Ryszard Legutko, en el 23º Congreso Católicos y Vida Pública
El portavoz en el Parlamento Europeo del partido Ley y Justicia, Ryszard Legutko, en el 23º Congreso Católicos y Vida Pública - CEU SAN PABLO

MADRID, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

El eurodiputado y portavoz en el Parlamento Europeo del partido polaco Ley y Justicia (PiS), Ryszard Legutko, ha arremetido este viernes contra la Unión Europea, a quien ha acusado de "doble narrativa" y de "perseguir" a los que considera "enemigos", fomentando una sociedad "llena de discriminación, intolerancia y odio".

En este sentido, ha afeado a Bruselas su defensa de la corrección política, que ha generado "una lista de enemigos muy larga" contra quienes hay una "guerra terrible" ya que se les acusa de muchos pecados, como "misoginia, islamofobia, eurocentrismo, homofobia, antisemitismo, discurso de odio y supremacía de la raza blanca".

"Todas las semanas hay un nuevo grupo enemigo", ha lamentado Legutko, de visita en España para participar en el Congreso Católicos y Vida Pública, que este año se celebra bajo el título 'Corrección política: libertades en peligro', donde ha indicado que "si alguien quiere comentar sobre la actualidad o los cambios que se producen, lo tiene que hacer con mucho cuidado, porque es como un campo de minas".

De esta forma, el eurodiputado polaco ha analizado la corrección política en el proyecto europeo, donde se "pregona que la sociedad es muy plural, un paraíso de la pluralidad", pero donde "al mismo tiempo hay una caza de los que ellos proclaman que son enemigos", de ahí una "doble narrativa" de la UE.

Uno de los factores que motivan la corrección política en el territorio comunitario, ha seguido Legutko, es la "igualdad", que "es y ha sido la obsesión de las sociedades europeas occidentales", pero que tiene un "problema", y es que "nunca termina la lucha de la igualdad porque nadie se puede imaginar un estado que no aspire a más igualdad".

En la actualidad, se considera "desigual" el hecho de que "las mujeres se queden embarazadas y los hombres no, la autoridad de los padres sobre los hijos o de los profesores sobre los alumnos".

"Pero a la luz del igualitarismo, la historia es una crónica de la desigualdad, y la UE es un buen ejemplo de esto", ha subrayado el eurodiputado, que ha considerado que, no obstante, dentro de este "igualitarismo" hay "algunos que son más iguales que otros", ya que "la política igualitaria procede a través de quitarle reputación o estatus a alguien para dárselo a otra persona o institución".

La UE se está convirtiendo precisamente en eso, "en quitarle cosas a alguien para dárselas a otra persona". También ha arremetido contra la UE por estar "interesada en trabajar y financiar" a los "nuevos grupos" que "reestructuran la sociedad" gracias al liberalismo, que "les ofrece un nuevo conjunto de derechos".

"¿Pero todo esto hace a la sociedad más abierta?", se ha planteado el europarlamentario, para responder que no, aunque la UE sí lo piense, ya que para conseguirlo hay que empezar "un proceso tremendo de ingeniería social, hay que intervenir en todos los niveles de la sociedad" para después "superar la resistencia, haciendo que el sistema legal sea cada vez más restrictivo".

Por eso "hay que luchar esta guerra, la están librando contra nosotros". "Si no hacemos algo, y de forma muy enérgica, vamos a tener problemas", ha amenazado.

Legutko, del gobernante partido polaco, también ha aprovechado para denunciar que "se está produciendo un ataque contra la familia", así como contra "los cristianos, que tienen ideas peligrosas y ofenden a la sociedad igualitaria", por lo que "se limita su influencia". A lo que ha añadido que en la sociedad actual "cualquier cosa se puede considerar eurocentrismo o cualquier preocupación por la cultura occidental se puede interpretar como supremacismo".

El PiS ha sido ampliamente criticado desde Bruselas en los últimos meses tras una serie de polémicas incluidas la controvertida ley que restringe el aborto, la iniciativa de algunas localidades polacas de declararse "libre de ideología LGTBI" o la asomada del 'Polexit' tras un enfrentamiento por el Derecho comunitario.

Contador