Publicado 24/01/2021 15:42CET

Portugal.- Los portugueses van camino de superar la participación de 2016 en las presidenciales a pesar del coronavirus

15 January 2021, Portugal, Lisbon: A woman wears a face mask as she walks past by a closed restaurant on the first day of the second national lockdown to combat the COVID-19 Coronavirus pandemic. Photo: Pedro Fiuza/ZUMA Wire/dpa
15 January 2021, Portugal, Lisbon: A woman wears a face mask as she walks past by a closed restaurant on the first day of the second national lockdown to combat the COVID-19 Coronavirus pandemic. Photo: Pedro Fiuza/ZUMA Wire/dpa - Pedro Fiuza/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 24 Ene. (EUROPA PRESS) -

A pesar de las largas colas por las medidas de seguridad frente al coronavirus y del actual apogeo de la pandemia en el país, la participación en las elecciones presidenciales en Portugal es más de un punto porcentual más alta que en los comicios de hace cinco años, según los datos provisionales dados a conocer por el Gobierno.

Hasta las 12.00, la tasa de participación era del 17,07% por ciento, respecto al 15,82 por ciento de 2016. Es incluso más alto que las de 2011, cuando un 13,39 de los electores había ido a votar nuevo president del país.

A estas horas también han votado los dos grandes nombres de estas elecciones: el actual mandatario y favorito indiscutible, Marcelo Rebelo de Sousa, que comparece a la reelección, y el derechista André Ventura, considerado el gran disruptor de unos comicios donde podría acabar incluso como el segundo candidato más votado, aunque a enorme distancia del mandatario.

Los sondeos conceden a Rebelo de Sousa aproximadamente entre un 58 y un 62 por ciento de los votos mientras que, a gran distancia, Ventura se encuentra en situación de empate técnico (en torno a un 12, 13 por ciento) como segundo candidato más votado, codo con codo con la candidata Ana Gomes, esta última un caso excepcional: diputada socialista que comparece con el apoyo de otros dos partidos, Pueblo-Animales-Naturaleza (PAN) y Livre, dado que el primer ministro y líder socialista, António Costa, ha eludido prestarle su respaldo. El resto de los siete candidatos no sube del 10 por ciento.

"La gente puede elegir varias horas hasta que cierren las urnas y venir a votar sin problema ni preocupación, lo que podría resultar del flujo inesperado de hace una semana", recordó De Sousa tras depositar su papeleta en Celorico de Basto (Braga).

"Me enfrento a esta elección sin nerviosismo, era lo que debía ser. Los portugueses eligen", ha añadido el mandatario, de 72 años. "A mi edad, se pierden y se ganan muchas elecciones; uno se acostumbra a todo y está preparado para todo. Llevo preparados discursos para la derrota, para una segunda vuelta y para la victoria", ha declarado sobre la posibilidad, poco factible, de un retorno a las urnas si no consigue los votos necesarios.

El presidente ha manifestado también su respeto hacia "todas las posturas de los portugueses: los que no van a votar por miedo a la pandemia, porque no quieren o tienen otras dificultades de desplazamiento". "Pero hago un llamamiento a los que puedan votar, para que vengan a votar, y para que superen sus miedos", ha concluido.

Por su parte, Ventura llamó a la participación ciudadana en las elecciones, argumentando que "el arma" para "usar es el voto" en tiempos de pandemia y crisis, porque "el futuro está en juego".

El líder de Chega (Basta) votó en la Escuela Básica y Jardín de Infancia del Parque de las Naciones, en Lisboa. Tras depositar su papeleta, aseguró que "votar nunca ha sido tan importante como hoy". "Cuando el futuro está en juego, el arma que tenemos que usar es votar, sin importar a quién [votar] o qué proyecto", ha añadido.

Según el presidente y candidato único del partido de extrema derecha, "la mejor forma de responder a una pandemia y una crisis es demostrar" que se quiere "elegir el futuro de Portugal".

Por último, Ventura ha estimado que "la abstención no favorecerá a ningún candidato, ciertamente no favorecerá a quienes estarán por delante en las intenciones de voto", antes de destacar la importancia de que "el próximo jefe de Estado tenga una legitimidad reforzada por la participación ciudadana de la ciudadanía".

A la espera de la actualización de este domingo, el Gobierno portugués ha confirmado un total de 15.333 casos y otros 274 fallecidos más el sábado, nuevo récord muy por encima del máximo de 234 marcado en la víspera desde la declaración de la pandemia.

Hasta ahora, Portugal ha registrado 624.469 casos confirmados y 10.194 muertes desde el comienzo de la pandemia, de acuerdo con el balance publicado este sábado por la Dirección General de Salud y recogido por el diario 'Publico'.