El PP avisa de que Maduro "solo entiende las sanciones" y Borrell responde que éstas no bastan para una solución

Reunión de Josep Borrell con el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergei
RICARDO RUBIO - EUROPA PRESS
Publicado 06/11/2018 19:37:38CET

   MADRID, 6 Nov. (EUROPA PRESS) -

   El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación español, Josep Borrell, y el senador del PP Dionisio García Carnero han mantenido este martes en el pleno un rifirrafe sobre la mejor manera de buscar una solución a la crisis en Venezuela, con el 'popular' advirtiendo de que Nicolás Maduro "solo entiende las sanciones" y el ministro subrayando que éstas no bastan para buscar una solución.

   Borrell ha dejado claro que las sanciones europeas no son iguales a las estadounidenses, puesto que las de la UE son contra altos cargos mientras que las de EEUU afectan a la economía venezolana, y ha insistido en que España no pedirá que se levanten las sanciones europeas.

   Con todo, ha dicho al 'popular' que "no está claro que las sanciones" hayan contribuido a una solución. La cuestión, ha dicho, no es "sanciones sí o no, sino saber cuáles son útiles y saber qué más hay que hacer para lograr el objetivo".

   En una interpelación planteada por el PP, ambos han reiterado los argumentos que se han cruzado por la mañana en la Comisión de Asuntos Iberoamericanos, con Borrell insistiendo en que la posición española es la misma que la de la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini. "Pero cuando lo dice el Gobierno español parece que huele a azufre", se ha quejado.

   García Carnero ha reprochado al Ejecutivo que no se sume a la denuncia contra Maduro ante el Tribunal Penal Internacional por parte de un grupo de seis países, recalcando que eso es darle a los dictadores una oportunidad que ellos no dan a la oposición cuando la encarcelan. Borrell ha insistido en que el TPIY ya tiene abierta una investigación por parte de su Fiscalía.

   El senador del PP no ha conseguido que Borrell aclare si el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se reunirá con la disidencia cuando viaje a Cuba, puesto que el ministro ha alegado que la agenda está aún en preparación. Con todo, sí ha dicho que la embajada española tiene contacto con la oposición y ha defendido que es necesario tener interlocución con el Gobierno cubano para poder hablar con él de derechos humanos.

   En cuanto a Nicaragua, que según García Carnero lleva el mismo camino que Venezuela, el ministro le ha dicho que le parece bien que un grupo de senadores viajen al país "y analicen la realidad del terreno" en condiciones de seguridad. Según ha dicho el senador, su objetivo es visitar a los presos, que ha cifrado en 557 de los que no hay ninguna información.

   Borrell ha dicho compartir su preocupación por el país, ha dejado claro que el Gobierno está hablando con la Iglesia católica y ha dado su apoyo al Nuncio. A su modo de ver, lo que es necesario es un diálogo entre nicaragüenses, pero con "acompañamiento internacional".

   Para ello, ha asegurado que él se ha entrevistado son su homólogo nicaragüense y le ha "hecho ver claramente" que es necesario que se permita que los organismos internacionales desplegados en el país puedan actuar sin trabas.

Contador