Publicado 14/12/2020 14:58CET

El presidente de Afganistán aboga por celebrar en el país la próxima ronda de conversaciones de paz con los talibán

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani
El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani - Sven Hoppe/dpa - Archivo

MADRID, 14 Dic. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, ha abogado este lunes por mantener la próxima ronda de conversaciones con los talibán en el interior del país y se ha mostrado dispuesto a mantener este encuentro en cualquier parte del territorio afgano que elijan los insurgentes.

"Los afganos pueden negociar también en una tienda de campaña y bajo el frío. No es momento de que los hoteles de lujo sean considerados como condiciones previas", ha señalado Ghani, en referencia a los contactos celebrados hasta la fecha en la capital de Qatar, Doha.

"Los talibán dicen que están en territorio afgano. ¿Por qué no celebran conversaciones en territorio afgano?, se ha preguntado. "Es necesario que la gente vea cómo avanzan las conversaciones, cuáles son las áreas principales y por qué", ha argüido, según ha informado la cadena de televisión afgana Tolo TV.

Las declaraciones de Ghani han llegado después de que el asesor de Seguridad Nacional de Afganistán, Hamdulá Mohib, se pronunciara a favor de unas conversaciones entre ambas partes dentro del país, después de que las delegaciones de Kabul y los insurgentes alcanzaran un acuerdo sobre la 'hoja de ruta' del proceso.

Mohib ha argumentado que los contactos deben continuar en el interior de Afganistán para que se vean influidos por la realidad en el país y alejarlos de los condicionantes impuestos por la celebración de los mismos en el extranjero.

Las delegaciones negociadoras decidieron el sábado aplazar al próximo 5 de enero las conversaciones preliminares de paz para consolidar los logros obtenidos hasta el momento, sobre todo la concreción de la agenda de los puntos a tratar.

Por su parte, el 'número dos' de los talibán, Abdulghani Baradar, incidió la semana pasada en que el grupo tiene la voluntad de resolver el conflicto a través del proceso de negociaciones e hizo hincapié en que el próximo sistema político debe ser islámico e "inclusivo".

A pesar de ello, los niveles de violencia en el país siguen siendo altos y durante la noche del domingo murieron al menos diez miembros de las fuerzas de seguridad en un ataque ejecutado por los talibán en la provincia de Kunduz, situada en el norte del país.

Jalil Qarizada, miembro del consejo provincial, ha detallado que el ataque fue perpetrado en el distrito de Imam Sahib, escenario de numerosos incidentes durante las últimas semanas, antes de agregar que otros seis miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos.

A pesar del acuerdo de paz firmado con Estados Unidos en Doha el 29 de febrero y de las conversaciones con el Gobierno afgano, los talibán han mantenido su campaña de ataques contra las fuerzas gubernamentales y se han negado a aceptar un alto el fuego para facilitar el proceso de paz.