Publicado 16/04/2021 16:06CET

El presidente de Afganistán rechaza la "falsa narrativa" de un colapso en Afganistán sin las tropas extranjeras

Archivo - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani
Archivo - El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani - Sven Hoppe/dpa - Archivo

Ghani insiste en que adelantará las elecciones si con ello logra la paz y pide a los talibán una negociación integrada en la conferencia de Estambul

MADRID, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, se ha negado a aceptar la "falsa narrativa" de que el país podría colapsar si las fuerzas internacionales abandonen por completo el territorio, tal y como se contempla en las actuales (y casi paralizadas) conversaciones de paz con los talibán, a pocos días de la celebración de una esperada conferencia internacional en Turquía el próximo 24 de abril.

"La narrativa de que el Gobierno afgano se está desmoronando es falsa", ha asegurado el presidente Ghani a última hora de este jueves durante un encuentro virtual en el que ha destacado la labor que realizan los más de 40.000 militares afganos entrenados por las fuerzas internacionales, entre comandos, fuerzas especiales y miembros de la Fuerza Aérea.

"Han sido entrenados por los mejores y se encuentran entre los mejores de la región. Mientras esta fuerza exista no hay peligro de que el Estado colapse", ha añadido el presidente quien una vez más ha reiterado su voluntad de convocar elecciones anticipadas si con ello facilita el proceso de paz.

"Me quedan cuatro años de mandato pero mis colegas y yo estamos dispuestos a celebrar elecciones en un plazo de seis meses a un año, como muy tarde, para que el pueblo ejerza su voluntad. Para nosotros es clave que el pueblo ejerza su derecho de elegir a su líder, para que yo pueda proporcionar un traspaso legítimo de autoridad a mi sucesor", ha asegurado Ghani durante el encuentro, recogido por Tolo TV.

Asimismo, el mandatario ha pedido a los talibán que se "decidan de una vez" entre "una paz sobre la mesa" o una "campaña de conquista", en un mensaje también dirigido a las vecinas autoridades de Pakistán, a quienes el Gobierno afgano ha acusado en más de una ocasión de cobijar y financiar a la insurgencia.

"Pakistán se juega su destino. O bien coopera en pro de la cooperación internacional, o bien cede ante las fuerzas que sostienen a los talibán y al extremismo en un país que, probablemente después de nosotros, ha pagado el precio más alto por el terrorismo", ha añadido.

Sea como fuere, "la pelota está en campo talibán", ha declarado el presidente, quien se ha declarado "completamente preparado" para la conferencia de Estambul, que considera clave para que el actual comité político talibán se muestre como una verdadera representación de los insurgentes.

"Los talibán todavía no han socializado la paz: este comité no representa a los comandantes militares, y es algo que van a tener que entender aquellos entre sus filas que no creían que Estados Unidos se fuera a retirar", ha concluido Ghani en relación al calendario de salida de las tropas estadounidenses, previsto ahora para el próximo 11 de septiembre.

También el portavoz de la Secretaría General de la ONU, Stéphane Dujarric, se ha pronunciado sobre la situación que espera a Afganistán cuando se marchen las tropas internacionales. "Está claro y es obvio que va a tener un impacto para el país en su conjunto", ha explicado en rueda de prensa a última hora del jueves.

Con todo, el portavoz ha querido desvincular la acción humanitaria que desempeña la ONU en Afganistán de las operaciones militares de la coalición internacional. "No tengo conocimiento de que recibamos ningún tipo de apoyo de seguridad militar de la coalición, o de Estados Unidos, en términos de entrega de bienes humanitarios en Afganistán", ha querido recalcar.

En último término, el portavoz ha asegurado que entiende la realidad de la situación actual. "No estamos ciegos ante lo que sucede a nuestro alrededor", ha declarado, "pero lo más importante es que seguiremos trabajando para el pueblo afgano".

Mientras, prosigue la violencia en el país. Este jueves fallecieron cuatro miembros de una misma familia en la provincia de Kandahar, en el sur del país, al hacer explosión una bomba al paso de su vehículo por la localidad de Shah Wali Kot, según portavoz de la policía provincial, Jamal Nasir Barikzai, que ha confirmado dos niños entre los fallecidos. Ningún grupo ha asumido la autoría del atentado.

Contador