El presidente de Guatemala justifica el veto a la CICIG por la "pasividad" de la ONU

Jimmy Morales
REUTERS / STRINGER .
Publicado 06/09/2018 23:09:38CET

   MADRID, 6 Sep. (EUROPA PRESS) -

   El presidente guatemalteco, Jimmy Morales, ha atribuido sus decisiones contra la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) a la "pasividad" con que la ONU ha respondido a las dudas expresadas por su Gobierno durante los últimos dos años, especialmente en materia de orden y seguridad nacional.

   El mandatario, que ya la semana pasada anunció que no renovaría el mandato de la CICIG que expira en septiembre de 2019, ordenó en una carta con fecha del 3 de septiembre que las autoridades migratorias no permitiesen la entrada en Guatemala del jefe de este organismo, Iván Velásquez.

   Morales ha salido al paso de las "especulaciones" sobre esta polémica medida leyendo un comunicado ante los medios e insistiendo en que "muchas" de las acciones de Velásquez "ponen en riesgo el orden, la seguridad pública y la gobernabilidad" del país centroamericano.

   Así, ha defendido que el Gobierno "privilegió el diálogo" y siguió todos los procedimientos para trasladar sus quejas a la ONU, pero el tema "no fue prioridad". Morales ha criticado públicamente la "pasividad" de Naciones Unidas ante una serie de quejas que habrían sido formuladas tanto en 2017 como en 2018.

   El presidente ha afirmado que la cancelación del mandato de la CICIG no supone ninguna "obstrucción a la justicia" ni responde a "un interés personal" para frenar las investigaciones abiertas. "No he intervenido en ningún proceso judicial, ni personal, ni familiar, ni relativos a temas de Estado", ha añadido, en aras de una justicia "independiente, imparcial y objetiva".

   De esta forma, Morales ha desmentido veladamente que sus últimas medidas guarden relación con las sospechas que la CICIG ha expresado en los últimos años contra él. La Fiscalía guatemalteca y la Comisión impulsada por la ONU solicitaron en agosto de 2017 una segunda petición de antejuicio contra Morales por presunta financiación electoral ilegal, después de que el presidente lograse mantener la inmunidad tras una primera solicitud.

   El presidente ha reiterado durante su comparecencia de este jueves su mensaje de "tolerancia cero" contra la corrupción y ha dicho que el fin del mandato de la CICIG no implica el archivo de las pesquisas abiertas. Las "capacidades" que ahora ostenta este organismo serán trasladadas en el próximo año "a las instituciones que correspondan" dentro de Guatemala.

APARATO "CLANDESTINO"

   Más claro ha hablado la ministra de Exteriores guatemalteca, Sandra Jovel, que no ha dudado a la hora de describir a la CICIG como "un aparato clandestino y paralelo". A su juicio, terminó pareciéndose "a los aparatos que estaba destinada a combatir", según informa el diario 'Prensa Libre'.

   Jovel ha citado como "ejemplo más preocupante" de este sesgo el registro de 2016 a la Casa Presidencial y no ha aclarado si el Gobierno presentará alguna denuncia ante la Fiscalía al margen de las quejas que ya ha formulado ante la ONU y su secretario general, António Guterres.