Publicado 05/04/2021 12:52CET

El presidente de Israel dice que por ahora "no puede ver una vía para formar una coalición" tras las últimas elecciones

El presidente de Israel, Reuven Rivlin
El presidente de Israel, Reuven Rivlin - Ludovic Marin/AFP/dpa

Tras el inicio de los contactos con los partidos para la entrega del mandato

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Israel, Reuven Rivlin, ha afirmado este lunes que por el momento "no puede ver una vía para formar una coalición" de gobierno, tras iniciar su primera ronda de contactos con los partidos a raíz de las últimas parlamentarias, las cuartas en dos años, que han dejado nuevamente una Knesset fragmentada y sin mayorías claras.

"Tras cuatro campañas electorales, la democracia se ha agotado a sí misma", ha manifestado, antes de agregar que el juicio por corrupción contra el primer ministro, Benjamin Netanyahu, podría afectar su decisión sobre a quién concede el mandato para intentar ensamblar el próximo Ejecutivo.

"Puede haber otras consideraciones, incluidas algunas fundamentadas en valores, que no sé si el presidente tiene autoridad para considerar", ha manifestado durante su reunión con miembros del Likud de Netanyahu, que se impuso en las elecciones y que ha recomendado a su líder como próximo primer ministro.

En este sentido, Rivlin ha preguntado a la delegación del Likud si se plantean "un candidato alternativo" a Netanyahu en caso de que esas "consideraciones" le lleven a no entregar el mandato a Netanyahu, a lo que el partido ha respondido que no, tal y como ha recogido el diario 'The Times of Israel'.

El encuentro del presidente con la delegación del Likud ha contado con un enfrentamiento verbal entre Rivlin y el jefe del grupo del Likud, el ministro de Seguridad Pública, Amir Ohana, quien ha defendido al primer ministro y ha resaltado que el partido ha sido el más votado pese a las acusaciones por corrupción contra 'Bibi'.

Netanyahu ha comparecido este mismo lunes en la primera vista de la fase de presentación de pruebas contra él, en la que la Fiscalía ha denunciado un "grave caso de corrupción del régimen" y ha resaltado que el primer ministro "usó sus grandes poderes de forma prohibida".

Por su parte, el partido Yesh Atid, que quedó en segundo lugar, ha recomendado como primer ministro a su líder, Yair Lapid, y ha resaltado que "en estos momentos hay un primer ministro ante los tribunales para defenderse". "Es necesario un candidato que trabaje en nombre del Estado de Israel, no para sí mismo", ha dicho la 'número dos' del partido, Orna Barbivai.

El ultraortodoxo Shas ha trasladado al mandatario que recomendará "a Netanyahu y sólo a Netanyahu", mientras que Azul y Blanco, liderado por Benjamin Gantz, ha trasladado su respaldo a Lapid para formar "un Gobierno centrista amplio".

La miembro de Yamina Ayelet Shaked ha manifestado ante Rivlin que la recomendación de su partido va para su líder, Naftali Bennett, quien jugará un papel clave en la organización de las coaliciones, pese a que su partido cuenta únicamente con siete escaños.

En este sentido, Rivlin ha dicho que no hay opciones de que Bennett forme Gobierno y ha preguntado a Yamina con qué apoyos cuenta para que reciba este mandato. "¿Quién os apoya? ¿Os apoya el Likud? Explicadme como vais a formar Gobierno", ha manifestado, según 'The Times of Israel'.

El propio Rivlin apostó el 31 de marzo por acuerdos para crear "alianzas poco convencionales" para formar Gobierno y evitar unas quintas elecciones en poco más de dos años. "Mi principal consideración serán las oportunidades de formar un Gobierno que cuente con la confianza de la Knesset, apruebe unos Presupuestos y sane a la nación", resaltó.

Los resultados de las elecciones revelan que el Likud de Netanyahu se haría con la victoria con 30 escaños, por delante de los 17 obtenidos por Yesh Atid y los nueve obtenidos por el ultraortodoxo Shas.

Por detrás figuran Azul y Blanco, con ocho escaños, y Yamina, el Partido Laborista, Judaísmo Unido de la Torá y Yisrael Beitenu, con siete escaños cada uno. La Lista Conjunta, Sionismo Religioso, Nueva Esperanza y Meretz suman seis escaños, por los cuatro de Raam, escindido de la Lista Árabe Conjunta.

La situación deja al bloque favorable a Netanyahu con 52 escaños, por los 57 de la oposición, mientras que Yamina y Raam, que se escindió de la Lista Árabe Conjunta, figuran como bisagra y podrían terminar por conceder la mayoría en caso de acuerdo, lo que ha desencadenado contactos para intentar acercar posturas.

Contador