Publicado 23/09/2020 20:40CET

El presidente de Líbano dice que Beirut "intenta levantarse de entre las ruinas" y pide ayuda internacional

Líbano.- Aoun dice que Beirut "intenta levantarse de entre las ruinas" y pide ay
Líbano.- Aoun dice que Beirut "intenta levantarse de entre las ruinas" y pide ay - -/Dalati & Nohra/dpa - Archivo

Aboga por dividir la zona devastada y que los países interesados "asuman su reconstrucción de forma directa"

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Líbano, Michel Aoun, ha dicho este miércoles que el país hace frente a "una crisis sin precedentes" y que Beirut "está intentando levantarse de entre las ruinas" tras las explosiones del 4 de agosto en el puerto de la capital, por lo que ha pedido ayuda internacional para hacer frente a la situación.

Aoun ha señalado ante la Asamblea General de Naciones Unidas que "la explosión, que fue como un terremoto, ha dejado una profunda cicatriz en la conciencia libanesa" y ha resaltado que "los daños materiales no tienen precedentes", con casi 300.000 personas sin hogar a causa del suceso.

"La infraestructura, la red eléctrica y la red de agua han sido tremendamente devastadas", ha manifestado, antes de advertir de que el suceso "causará un drástico aumento de la pobreza, que ya estaba en el 45 por ciento antes de la explosión".

Asimismo, ha hecho hincapié en que "el Ejército está dedicado a la reconstrucción", si bien ha reconocido que "el mayor problema es que hay barrios e instalaciones totalmente demolidos". "Hay una necesidad tremenda de apoyo por parte de la comunidad internacional", ha argumentado.

"La solución más sensata podría ser dividir el área devastada en zonas geográficas y dejar que cada país que quiera ayudar se comprometa con una zona específica y asuma su reconstrucción de forma directa", ha manifestado el presidente libanés.

El presidente libanés ha lamentado que "las calamidades hayan surgido todas a la vez", en referencia al coronavirus, la crisis económica y la catástrofe en Beirut, motivo por el que ha argüido que "el corazón de Líbano ha sido golpeado desde el punto de vista humanitario y económico". "La situación es extremadamente crítica", ha dicho.

Aoun ha hecho hincapié además en que "todos los libaneses quieren saber la verdad y ver que se hace justicia" tras la explosión, achacada inicialmente a la explosión de 2.750 toneladas de nitrato de amonio que había en un almacén sin medidas de seguridad.

Por otra parte, ha hecho referencia a la crisis de los refugiados sirios y ha manifestado que "el número de desplazados equivale a un tercio de la población", lo que "ha exacerbado los problemas económicos, sociales, sanitarios y humanitarios de la comunidad de acogida".

"Líbano reclama esfuerzos intensificados para un retorno seguro y digno de los desplazados, sin vincularlo a una solución política en Siria, especialmente dado que la mayoría de los territorios sirios son ahora seguros", ha remachado.

"UNA TORMENTA PERFECTA"

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha participado durante la jornada en un acto sobre la situación en Líbano en el que ha destacado que el país "hace frente a una tormenta perfecta" debido a sus múltiples crisis, exacerbada por los sucesos del 4 de agosto.

"Esta última tragedia debe ser un toque de atención. Once meses después de que tantas personas salieran a las calles pidiendo cambio, esperamos pasos tangibles para aplicar reformas económicas, sociales y políticas", ha manifestado.

Así, ha destacado que la designación de Mustafá Adib como primer ministro encargado "es un paso en la buena dirección" y ha pedido la "rápida formación" de "un Gobierno capaz de satisfacer las aspiraciones legítimas y necesidades expresadas por la población".

"Sin una acción así, la capacidad del país para recuperarse y reconstruir se verá puesta en peligro", ha advertido, al tiempo que ha pedido "reformas sociales para garantizar el bienestar de todos los libaneses, particularmente de los más vulnerables".

De esta forma, ha pedido a los líderes políticos "que estén a la altura" y "priorizar los intereses nacionales y poner a la gente antes que la política". "Es momento de trabajar juntos para construir un futuro mejor para Líbano", ha zanjado Guterres.