Publicado 25/06/2021 15:23CET

El presidente de Mozambique dice que el Ejército "va a intensificar la caza de los terroristas" en Cabo Delgado

Archivo - El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi
Archivo - El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi - Rainer Jensen/dpa - Archivo

MADRID, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Mozambique, Filipe Nyusi, ha destacado este viernes que el Ejército "va a intensificar la caza de los terroristas", ante el repunte de los ataques por parte de grupos yihadistas en la provincia de Cabo Delgado, situada en el norte del país africano.

"Nuestro desafío es poner fin a los focos de violencia. Haremos todo lo posible para que los próximos tiempos sean de desesperación y agonía para los terroristas", ha manifestado, en el marco de una ceremonia con motivo del 46º aniversario de la independencia del país.

Así, ha argumentado que "todos los mozambiqueños deben mantenerse unidos para combatir el terrorismo". "Fue así en el pasado y ahora no será diferente. Debemos mantenernos unidos para luchar contra el terrorismo", ha reseñado, según ha recogido el diario mozambiqueño 'O Pais'.

Nyusi ha aplaudido además a la Comunidad de Desarrollo de África Austral (SADC) por su "apoyo total" a Mozambique y su decisión de enviar tropas para respaldar los esfuerzos contra el yihadismo, antes de incidir en que estas operaciones serán encabezadas por las autoridades mozambiqueñas.

La secretaria ejecutiva de la SADC, Stergomena Tax, explicó el miércoles que este despliegue "es parte de un pacto de defensa regional que permite la intervención militar para evitar que se propague el conflicto, aunque no ofreció detalles sobre el número de efectivos o cuando serán enviados a Mozambique.

El organismo regional estaba sopesando desplegar de inmediato 3.000 efectivos militares para combatir la insurgencia en Cabo Delgado y ayudar al Ejército de Mozambique en la zona, según un informe recogido por el portal mozambiqueño de noticias Zitamar News.

Cabo Delgado es escenario desde octubre de 2017 de ataques obra de milicianos islamistas conocidos como Al Shabaab, sin relación con el grupo homónimo que opera en Somalia y que mantiene lazos con Al Qaeda. Desde mediados de 2019 han sido reivindicados en su mayoría por Estado Islámico en África Central (ISCA), que ha recrudecido sus acciones desde marzo de 2020.

Entre los ataques de ISCA figura el ejecutado en marzo contra la ciudad de Palma, que desencadenó unos enfrentamientos que se extendieron hasta principios de abril y provocaron decenas de miles de desplazados. Por ahora no hay un balance de víctimas, si bien el Gobierno ha hablado de "cientos" de muertos.