Los presos cubanos que rechacen venir a España podrán ir a EEUU

Actualizado 21/07/2010 2:20:43 CET

MADRID, 21 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA) informará a los familiares de los presos políticos cubanos sobre las opciones que tienen para emigrar a territorio norteamericano mediante los mecanismos legales vigentes a través de encuentros individuales previamente concertados.

El proceso es "abierto a todos los familiares de los presos" políticos que han expresado su deseo de no viajar a España en el marco del acuerdo entre el Gobierno de Raúl Castro y la Iglesia Católica, así como a "cualquier persona que tenga dudas e inquietudes" sobre el proceso para emigrar a Estados Unidos, explicaron a Europa Press fuentes de la SINA.

Estos encuentros no son excepcionales porque forman parte de un "servicio rutinario y normal que siempre está disponible a cualquier interesado" en conocer los trámites para viajar y residir "legalmente" en Estados Unidos, aclararon los informantes.

No obstante, las fuentes reconocieron que desde la SINA han utilizado "varios canales para contactar con los familiares" de los prisioneros de conciencia, a quienes les han comunicado que se "pueden sentir en libertad" de establecer un contacto con los representantes estadounidense para aclarar cualquier duda que tengan sobre un eventual viaje a territorio norteamericano.

Washington ofrece a los cubanos un abanico de posibilidades para ingresar a Estados Unidos de manera legal como emigrantes, refugiados y visitantes, entre otras, mediante diferentes mecanismos que responden tanto a políticas migratorias propias de la Casa Blanca como a acuerdos que ha suscrito con el régimen comunista que gobierna en la isla desde hace casi 52 años.

Cerca de dos millones de cubanos residen en Estados Unidos bajo diversas modalidades migratorias. La normativa más conocida y, a su vez, la más polémica es la conocida como "pies secos, pies mojados", con el que Washington se compromete a deportar a la isla a los cubanos que sean interceptados en el mar, pero en caso de que lleguen a tocar tierra norteamericana se quedarán viviendo en ese país de forma legal.

Según cifras de la disidencia en la isla, unos 15 presos de la llamada Primavera Negra de 2003 han rechazado la posibilidad de viajar a España como lo han hecho otros 11 disidentes que llegaron a Madrid la semana pasada por intermediación del ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación, Miguel Ángel Moratinos.

Algunos de los opositores han comunicado su negativa directamente al arzobispo de La Habana, el cardenal Jaime Ortega, mientras que aquellos que todavía no han recibido la oferta han adelantado que no están dispuestos a salir de la isla porque se sentirían "desterrados", informaron a Europa Press las Damas de Blanco.

Para leer más