Publicado 21/04/2020 17:47:33 +02:00CET

El primer ministro de Australia aboga por abrir una investigación independiente sobre el origen del coronavirus

Coronavirus.- El primer ministro australiano aboga por abrir una pesquisa indepe
Coronavirus.- El primer ministro australiano aboga por abrir una pesquisa indepe - AAPIMAGE / DPA

MADRID, 21 Abr. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, se ha posicionado este martes a favor de que se lleve a cabo una investigación independiente a nivel internacional sobre el orden del coronavirus en China y la respuesta dada en un principio a la emergencia sanitaria por parte del gigante asiático.

"Creo que una investigación al respecto es importante y que podemos tener, con respeto, una opinión distinta a la expresada por China", ha manifestado el mandatario durante una rueda de prensa en Canberra, la capital del país.

Así, Morrison ha respaldado los comentarios realizados por la ministra de Exteriores, Marise Payne, que ha instado a realizar una pesquisa independiente, una cuestión que, tal y como ha asegurado, planteó el domingo al Ministerio de Exteriores chino.

"El virus empezó en China, en Wuhan. Eso está muy claro", ha recalcado Morrison, que ha afirmado que es "importante que la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como todos aquellos que forman parte, de ella actúen con gran transparencia".

En este sentido, ha manifestado que la transparencia es más importante del lugar donde haya surgido el virus: "si hubiera pasado en Australia (...) lo importante es la transparencia, poder tener acceso a información relevante lo antes posible".

"No se trata de una cuestión de crítica sino de una cuestión relevante para la salud pública. Creo que es importante que todos los países cooperemos para poder avanzar en este aspecto", ha insistido antes de defender la forma en que dicha idea ha sido planteada por su ministra de Exteriores.

Tanto China como la OMS están siendo sometidas a un gran escrutinio por parte de la comunidad internacional por su gestión de la pandemia de coronavirus, que ha dejado ya más de 171.000 muertos y casi 2,5 millones de casos en todo el mundo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció a mediados de abril la suspensión de los fondos destinados a la organización, a la que ha acusado de "defender las acciones del Gobierno chino" y ayudar a "ocultar el peligro y la extensión que podía tener el brote".

Países como Francia, Alemania o Reino Unido se han sumado ya a las dudas sobre la gestión de la crisis por parte de China y han puesto sobre la mesa la posibilidad de llevar a cabo una pesquisa de tal envergadura. China, por su parte, ha rechazado las críticas.