Publicado 29/03/2021 11:06CET

El primer ministro de Australia refuerza la presencia de mujeres en su Gabinete en una remodelación del Gobierno

El primer ministro austriaco, Scott Morrison.
El primer ministro austriaco, Scott Morrison. - AAPIMAGE / DPA

La decisión tiene lugar tras varias denuncias por abusos y violación contra altos cargos

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Australia, Scott Morrison, ha anunciado una reforma de su Gabinete para aumentar la presencia de las mujeres en el seno del Gobierno y crear un grupo de trabajo, precisamente, sobre cuestiones de género después de que se presentaran varias denuncias por abusos y violación contra altos cargos.

Morrison ha estado sometido a una creciente presión debido a la gestión del Ejecutivo de este tipo de denuncias, que han abierto el debate sobre cuestiones de acoso y discriminación de género.

Así, ha anunciado la creación de un grupo de trabajo que estará a cargo de la ministra de Exteriores, Marise Payne, y del que formará parte él mismo, según informaciones del diario 'The Sydney Morning Herald'. Con esto, el mandatario espera impulsar nuevamente su índice de aprobación, que se había visto golpeado por los escándalos.

En este sentido, Peter Dutton se convertirá en el nuevo ministro de Defensa y Michaelia Cash será la nueva fiscal general. Ambos reemplazan a Linda Reynolds y Christian Porter, respectivamente.

El caso de Porter ha levantado la polémica después de que el fiscal general fuera acusado de cometer una violación en 1988. Sin embargo, se convertirá en el ministro de Industria, Ciencia y Tecnología cuando vuelva al trabajo.

Reynolds, por su parte, ha sido duramente criticada después de llamar "vaca mentirosa" a Brittany Higgins, exmiembro del Partido Liberal que ha acusado a un compañero de haberla violado en una oficina del Parlamento.

La ministra ha justificado sus comentarios señalando que no se refería a la veracidad del relato sino a la falta de pruebas. Una encuesta publicada por el periódico 'The Australian' refleja que el índice de aprobación de Morrison ha caído del 62 por ciento al 55 por ciento en dos semanas.

Contador