Publicado 08/03/2021 14:08CET

El primer ministro de Costa de Marfil es trasladado a Alemania desde un hospital de Francia por un deterioro de su salud

MADRID, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Costa de Marfil, Hamed Bakayoko, ha sido trasladado a Alemania desde un hospital de Francia tras sufrir un deterioro de salud durante los últimos días, según fuentes citadas por el portal de noticias Koaci, sin que las autoridades del país africano hayan dado detalles sobre su estado.

Bakayoko, de 56 años, fue trasladado a Francia para ser ingresado en un hospital de la capital del país, París, si bien un mayor deterioro de su estado ha llevado a su segundo traslado, en esta ocasión a un hospital alemán.

El primer ministro, quien es además ministro de Defensa, accedió al cargo de primer ministro en julio de 2020 tras el repentino fallecimiento de Amadou Gon Coulibaly, quien era además el candidato de la RHDP a las presidenciales del 31 de octubre.

La muerte de Gon Coulibaly poco después de su regreso de París, donde estuvo recibiendo atención médica, llevó al presidente, Alassane Ouattara, a dar marcha atrás en su compromiso de no buscar un tercer mandato y presentarse nuevamente a las urnas, lo que desencadenó una grave crisis política.

En esta ocasión, Bakayoko ha estado fuera del país en el marco de unas parlamentarias consideradas como clave para dejar atrás la crisis, unos comicios en los que habría revalidado su escaño en la comuna de Seguela con más del 90 por ciento de los votos, según Koaci.

Los primeros resultados oficiales han dado ventaja a la gubernamental Agrupación de Houphouetistas por la Democracia y la Paz (RHDP), que busca consolidar su control del Parlamento, según ha recogido el diario marfileño 'Fraternité Matin'.

Sin embargo, los opositores Partido Democrático de Costa de Marfil (PDCI) y la alianza Juntos por la Democracia y la Soberanía (EDS) --que apoya al expresidente Laurent Gbagbo-- han convocado una rueda de prensa para pronunciarse sobre la situación.

El PDCI, el principal partido de centro-derecha del país, encabezado por el expresidente Henri Konan Bédié, y la EDS de Gbagbo, de tendencia izquierdista, habían alcanzado un acuerdo histórico para concurrir unidos e intentar desbancar a la RHDP de Ouattara.

Ouattara destacó tras votar el sábado que "son las primeras elecciones después de 20 años en las que participan todos los partidos políticos relevantes". "Estas elecciones inclusivas confirman el legado de construcción democrática en nuestro país", zanjó.