Publicado 05/04/2020 18:37:28 +02:00CET

El primer ministro designado de Irak pide al Parlamento una fecha para la moción de confianza a su propuesta de Gobierno

Irak.- El primer ministro designado pide al Parlamento una fecha para una moción
Irak.- El primer ministro designado pide al Parlamento una fecha para una moción - Ameer Al Mohammedaw/dpa - Archivo

MADRID, 5 Abr. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro designado de Irak, Adnan al Zurfi, ha pedido este domingo al Parlamento que fije una fecha para celebrar una sesión extraordinaria para someter a una moción de confianza a su propuesta de Gobierno.

Al Zurfi, quien recibió el 17 de marzo el encargo de formar un Ejecutivo, ha estado desde entonces manteniendo contactos para perfilar su programa gubernamental de cara a lograr el apoyo de los parlamentarios.

Fuentes parlamentarias citadas por la agencia iraquí de noticias NINA han confirmado que ya han recibido el programa por vía telemática, debido a la pandemia de coronavirus, y lo están estudiando.

Por su parte, parlamentarios de bloques chiíes han recabado el número de firmas suficientes como para garantizar 'quorum' para la votación, tal y como han señalado fuentes citadas por la cadena de televisión kurda Rudaw.

Sin embargo, varios parlamentarios han manifestado que Al Zurfi cuenta con escasas posibilidades de éxito, precisamente por la oposición entre los grupos parlamentarios de mayoría chií.

Nada Shakir Jaudat, parlamentaria de la Coalición Nasr, ha apuntado que "los bloques kurdo y suní están esperando a ver cuáles son las posturas de los bloques chiíes".

"Si la atmósfera beneficia a Al Zurfi, le apoyarán. Si, Dios no lo quiera, este no es el caso, la situación general podría cambiar", ha manifestado, en medio del estancamiento político desde noviembre en Irak. Al Zurfi, antiguo gobernador de la provincia de Nayaf, encabeza actualmente el grupo parlamentario de la Coalición Nasr (Victoria).

Irak se encuentra sumido en una grave crisis política y social a raíz de las protestas iniciadas en 2019 y que derivaron a finales de noviembre en la dimisión de quien por aquel entonces era primer ministro, Adel Abdul Mahdi, quien continúa en funciones.

Las movilizaciones contra la élite gobernante siguieron en las calles y a principios de febrero Salí encomendó a Mohamed Allaui la formación de gobierno para intentar poner fin a la crisis.

Allaui tuvo hasta el 2 de marzo para completar la tarea, a la que finalmente renunció por los constantes desencuentros entre las distintas fuerzas políticas a la hora de conformar un Ejecutivo.

Cientos de personas han perdido la vida en el marco de las protestas, en su mayoría por la actuación de las fuerzas de seguridad y diversas milicias progubernamentales, tal y como han denunciado numerosas ONG desde el inicio de las movilizaciones.