Publicado 30/03/2021 13:47CET

El primer ministro de Etiopía pide garantizar que las parlamentarias de junio se celebran en un contexto pacífico

Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed
Archivo - El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed - -/Kremlin/dpa - Archivo

MADRID, 30 Mar. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, ha hecho este martes un llamamiento a todas las partes para lograr que las próximas elecciones parlamentarias, que se celebrarán en junio tras su aplazamiento en 2020 a causa de la pandemia de coronavirus, se celebren en un contexto pacífico, ante el aumento de las tensiones en el país africano durante los últimos meses.

Abiy ha reconocido que las próximas elecciones suponen "oportunidades y desafíos" y ha advertido de que "hay gente que quiere aprovecharse de la situación", antes de recalcar que el "objetivo" de su Gobierno es que "Etiopía sea un ganador", según unas declaraciones publicadas a través de la cuenta de su oficina en la red social Twitter.

"Todos los etíopes deben trabajar juntos para ello", ha dicho, antes de incidir en que "la violencia no debe ser una preocupación en las próximas elecciones". En este sentido, ha hecho hincapié en que se puede evitar la inseguridad "dando información adecuada a las fuerzas de seguridad".

La comisión electoral de Etiopía anunció en diciembre su decisión de fijar el 5 de junio de 2021 como fecha para la celebración de las generales, previstas para el mes de agosto de 2020 y aplazadas a causa de la pandemia de coronavirus. Varios partidos opositores han anunciado ya que no participarán si sus principales líderes no son liberados.

El aplazamiento de las elecciones incrementó las tensiones con el Frente para la Liberación del Pueblo Tigray (TPLF), que rechazó el anuncio y procedió a celebrar comicios en la región de Tigray (norte), en el marco de un repunte de sus diferencias con Abiy desde su acceso al cargo en 2018. Así, posteriormente dijo que no reconocía su autoridad debido a la ausencia de una votación sobre su mandato.

Finalmente, Abiy anunció el 4 de noviembre el inicio de una ofensiva militar en la región, ya concluida, para sacar al TPLF del poder a raíz de un ataque ejecutado por el grupo contra una importante base del Ejército en la capital regional, Mekelle, que se saldó con la muerte de un gran número de militares.

La ofensiva en Tigray, en la que tropas eritreas participaron del lado del Ejército etíope, ha provocado una grave crisis humanitaria, con el desplazamiento de decenas de miles de personas y la destrucción de parte de la infraestructura de Tigray, lo que ha hecho saltar las alarmas entre la comunidad internacional.

Contador