El primer ministro de Etiopía se reúne con líderes oromo tras la muerte de casi 70 personas por las recientes protestas

Publicado 28/10/2019 14:43:00CET

MADRID, 28 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Etiopía, Abiy Ahmed, mantuvo el domingo reuniones con líderes religiosos y representantes de la comunidad de Oromía, a raíz de la muerte de al menos 67 personas durante las recientes manifestaciones en esta región del país.

"Se espera que todos hagamos nuestra parte para fortalecer la unidad de la población resolviendo nuestras diferencias a través de un diálogo constructivo", sostuvo el primer ministro del país africano.

"No tenemos ningún interés en aplazar las cuestiones del pueblo oromo y el sistema federal de gobernanza. Cualquiera que no esté de acuerdo con nuestra idea tiene que dar sus opiniones", agregó.

Según las informaciones recogidas por la cadena de televisión etíope Fana, en el encuentro estuvieron presentes el ministro de Defensa, Lemma Megersa; y el 'número dos' del gobierno regional, Shimeles Abdisa.

Abiy respondió durante el encuentro a preguntas sobre la situación en la región y el país en general. Los participantes pidieron una "resolución pacífica" a las tensiones entre varios grupos étnicos.

Las autoridades de Etiopía elevaron el viernes a 67 el número de muertos en el marco de las protestas desencadenadas tres días antes en Oromía en apoyo al destacado activista Jawar Mohamed.

El comisario de la Policía regional, Kefyalew Tefera, detalló en declaraciones a la agencia de noticias Reuters que los fallecidos son 62 manifestantes y cinco policías.

Las declaraciones de Kefyalew llegaron horas después de que el Ministerio de Defensa anunciara el despliegue de refuerzos militares en las zonas afectadas por las recientes protestas, incluidas las localidades de Adama, Ambo, Bale Robe, Bishoftu, Dire Dawa, Harar y Modjo.

La capacidad de Jawar de organizar protestas en las calles de Etiopía desde su exilio en Estados Unidos ayudó a llevar al poder a Abiy en 2018, después de que el entonces primer ministro Hailemarian Desalegn presentara su dimisión.

Desde entonces, el primer ministro ha acometido una serie de reformas políticas y económicas, además de firmar un acuerdo de paz con Eritrea, que le han valido este año el Nobel de la Paz.

Sin embargo, los partidarios de Jawar llevan desde el martes manifestándose contra Abiy después de que la Policía rodeara la vivienda del activista el martes e intentara que sus guardias personales se retiraran.

La violencia ha puesto de manifiesto el dilema al que se enfrenta Abiy, que debe mantener el apoyo del país, vertebrado en un sistema federal y étnico, pero sin que se considere que está favoreciendo a un grupo en concreto. Abiy es el primer oromo, la etnia mayoritaria del país, en ocupar el cargo.

Pero algunos pesos pesados como Jawar, un empresario de medios, están midiendo sus fuerzas. Al igual que Abiy, también es oromo. Sus partidarios han dejado de creer en las promesas de reforma del mandatario, ha afirmado, acusando al primer ministro de centralizar el poder, silenciar la disidencia y encarcelar a prisioneros políticos, igual que sus predecesores.

El propio Jawar dijo el viernes que no descarta desafiar a su otrora aliado en las elecciones previstas para el próximo año. "La mayoría de la gente cree que la transición está descarrilando y estamos retrocediendo hacia un sistema autoritario", afirmó.

Si las elecciones del próximo año son justas, como Abiy ha prometido que serán, constituirán una prueba de si el primer ministro puede mantener unido al país y seguir abriendo su economía de Estado, o si décadas de represión estatal han empujado a los etíopes a los brazos de la competición política.