Publicado 12/12/2020 10:57CET

El primer ministro surcoreano ve "inevitable" la declaración de alerta máxima tras un nuevo récord diario de 950 casos

Dos mujeres con mascarilla se hacen un selfi en un museo callejero en Seúl
Dos mujeres con mascarilla se hacen un selfi en un museo callejero en Seúl - WON-KI MIN / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Corea del Sur, Chung Sye Kyun, considera "inevitable" la imposición de nuevas restricciones -- en lo que se trataría del máximo nivel de alerta -- a nivel nacional tras registrar este sábado un récord de 950 nuevos casos diarios.

Esta cifra eleva total de casos en el país a 41.736, según la Agencia para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KDCA, según sus siglas en inglés), y supone un fuerte aumento en comparación con los 689 casos del día anterior hasta llegar al nivel más alto desde enero, cuando el país informó de su primer caso de COVID-19. El récord previo fue de 909 casos, registrado el 29 de febrero.

Otras seis muertes adicionales por el virus elevan el total de fallecimientos a 578 y el número de pacientes de COVID-19 con síntomas graves en todo el país ha llegado a 179.

De seguir esta tendencia, al Gobierno no le quedará más remedio que elevar el nivel de alerta del 2,5 actual al máximo del 3 para lidiar con esta nueva "emergencia", como la ha descrito el presidente del país, Moon Jae In, quien ha ordenado la movilización de todos los recursos disponibles.

Bajo las restricciones del nivel 3, las reuniones de 10 personas o más están prohibidas, incluidos todos los eventos deportivos, mientras que las escuelas solo pueden ofrecer clases en línea. Se aconseja al público que se quede en casa el mayor tiempo posible, y las empresas deben recomendar a sus empleados no esenciales que trabajen desde casa.

No hay restricciones de viaje, aunque los visitantes extranjeros deben permanecer en cuarentena durante 14 días a menos que estén exentos en virtud de acuerdos transfronterizos.

Los expertos sanitarios han estado advirtiendo que Corea del Sur podría presenciar una mayor ola de infecciones durante el invierno, ya que los virus respiratorios se proliferan en el clima frío y seco, mientras que el sistema inmunológico de las personas tiende a debilitarse.

Pasaron más de 80 días para que el total de infecciones en el país aumentara de 20.000 a 30.000; sin embargo, solo han sido necesarios 20 días para que el país sumara 10.000 casos adicionales, después de que el recuento superara el umbral de los 30.000 casos, el 20 de noviembre.

El total de personas dadas de alta de la cuarentena tras recuperarse completamente se situó en 31.493, lo que representa un aumento de 336 con respecto al día previo, según el balance recogido por la agencia oficial de noticias surcoreana Yonhap.