Publicado 23/09/2020 17:59CET

El principal movimiento opositor niega haber participado en la elección del presidente de transición en Malí

MADRID, 23 Sep. (EUROPA PRESS) -

El opositor Movimiento 5 de Junio-Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP) ha negado haber sido parte del proceso de elección del presidente y el vicepresidente de transición, anunciados el lunes por la junta militar en el poder en Malí desde el golpe de Estado del 18 de agosto contra el entonces presidente, Ibrahim Boubacar Keita.

La junta, bautizada como Consejo Nacional para la Salvación del Pueblo (CNSP), anunció el lunes que el exministro de Defensa Bah Ndaw será el presidente de transición, mientras que el jefe de la propia junta, Assimi Goita, será el vicepresidente.

Tras el anuncio trascendió que la decisión había sido adoptada tras una reunión en la que participaron miembros del M5-RFP, así como representantes del Consejo Nacional de jóvenes, asociaciones femeninas, organizaciones sindicales, firmantes del acuerdo de paz de 2015 y líderes tradicionales.

Sin embargo, el movimiento opositor ha negado a través de un comunicado que "cualquiera de sus representantes participara en el proceso de designación" y ha criticado las "malas prácticas políticas, métodos y falsedades inoportunas e injustificadas", según ha recogido el portal de noticias Maliactu.

Así, ha señalado que "este enfoque" tiene como objetivo "arrojar inútilmente sospechas entre las relaciones entre las dos fuerzas del cambio, el M5-RFP y el CNSP" y "debilitar inútilmente la credibilidad y la legitimidad de las autoridades y órganos de transición".

"Consciente de su responsabilidad ante el pueblo maliense, el M5-RFP sigue comprometido con el inicio de una transición estable y tranquila para preservar la visión y los imperativos del cambio, base del movimiento nacional patriótico desencadenado el 5 de junio", ha remachado.

El movimiento opositor, encabezado por el influyente imán Mahmoud Dicko, ya se había desmarcado previamente de las conclusiones del proceso de diálogo nacional horas después de que el CNSP publicara la 'hoja de ruta' para la transición.

El M5-RFP, que encabezó las protestas contra Keita y el Gobierno registradas durante las semanas previas al golpe del 18 de agosto, denunció "las intimidaciones y las prácticas antidemocráticas y desleales, dignas de otra época contra la que se desencadenó la lucha por el cambio y la refundación".

LIBERACIÓN DE LOS DETENIDOS

Por otra parte, el relator de Naciones Unidas sobre la situación de los Derechos Humanos en Malí, Alioune Tine, ha reclamado durante la jornada la liberación del ex primer ministro, Boubou Cissé; el expresidente del Parlamento, ; y otros exministros detenidos durante la asonada.

Tine ha recalcado que "no hay ninguna base legal" para estas detenciones y ha reclamado a la junta que "respete las obligaciones internacionales de Malí en materia de Derechos Humanos". "Todas las personas arrestadas durante el golpe de Estado deben ser liberadas inmediatamente y sin condiciones", ha agregado.

Así, se ha mostrado "extremadamente preocupado" por el hecho de que estas personas "hayan sido privadas arbitrariamente de su libertad desde hace más de un mes". "Esta detención es contraria a los instrumentos internacionales y regionales sobre Derechos Humanos de los que Malí es parte", ha destacado.

"Exhorto al CNSP a respetar de forma escrupulosa sus derechos, especialmente el derecho a comunicarse con sus familias y abogados y de recibir visitas, particularmente por parte de miembros de sus familias", ha manifestado.

Al menos trece de los 18 dirigentes detenidos durante la asonada se encuentran en el campamento militar de Kati, en la capital, Bamako. Keita ha sido uno de los liberados y el expresidente se encuentra en Emiratos Árabes Unidos (EAU) recibiendo tratamiento médico, después de ser hospitalizado en Malí poco después del golpe.

NUEVA VISITA DE LA CEDEAO

En otro orden de cosas, el expresidente nigeriano Goodluck Jonathan viajará este mismo miércoles a Malí para mantener nuevas reuniones con las autoridades militares, en el marco de los esfuerzos de mediación de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

La CEDEAO aceptó la semana pasada tras una reunión en Ghana con una delegación de la junta la propuesta de un proceso de transición de 18 meses --hasta entonces reclamaba que fuera de doce-- e insistió en la necesidad de que estuviera liderado por civiles.

Sin embargo, el portavoz de las nuevas autoridades militares, Ismael Wagué, afirmó a su llegada a Malí que la junta no descartaba que el proceso fuera liderado por un militar, antes de confirmar el inicio de contactos para designar a los encargados del periodo de transición.

"En la medida en la que la mayoría ha hablado de una transición militar, hemos sugerido que podría ser en ese sentido", manifestó, en referencia al documento publicado tras el proceso de consultas a nivel nacional, que no descarta nombrar a un militar como presidente de transición.

El organismo regional ha estado encabezando esfuerzos de mediación desde que arrancaron las protestas convocadas por el M5-RFP contra Keita, si bien se saldaron sin acuerdo y el estancamiento de las mismas se vio cortado abruptamente por la asonada del 18 de agosto.