Publicado 11/11/2015 20:34:17 +01:00CET

El PSDB se aleja de Cunha, cada vez más débil

El presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha
UESLEI MARCELINO / REUTERS

   RÍO DE JANEIRO, 11 Nov. (Notimérica) -

   El principal partido de la oposición en Brasil, el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) decidió este martes retirar el apoyo al presidente de la Cámara de los Diputados, Eduardo Cunha (Partido del Movimiento Democrático de Brasil, PMDB), que a medida que pasan los días tiene más difícil hacer frente al escándalo de sus cuentas secretas en Suiza.

   Durante muchos meses el PSDB y Cunha habían ido de la mano para desgastar al Gobierno de Dilma Rousseff, dando alas a un eventual 'impeachment' a la presidenta, pero las evidencias de que Cunha escondió dinero sucio en Suiza han hecho que el partido opositor haya cambiado de estrategia.

   Los diputados del PSDB decidieron este martes por unanimidad que rompen con Cunha y que a partir de ahora pedirán su dimisión y trabajarán para que el Consejo de Ética que le está investigando depure todas las responsabilidades y no archive el caso.

   El líder del PSDB en la Cámara, Carlos Sampaio, aseguró que a pesar de que hay una causa mayor, que es el 'impeachment' de Rousseff, su partido no puede obviar la ética, y añadió: "Lo que se presentó contra Cunha es serio y grave, y hasta ahora su defensa es confusa e ineficiente".

   El nuevo posicionamiento del PSDB pilló por sorpresa a sus partidos aliados en la oposición, que en cierta manera han criticado el gesto, porque Cunha les había prometido que llevaría a votación el 'impeachment' de Rousseff en breve, y arremeter ahora contra él puede acabar con esas aspiraciones.

   Además, líderes de partidos como Solidariedade o DEM consideran que la estrategia sobre Cunha debería haberse decidido conjuntamente y que el PSDB está queriendo dar una imagen de más firmeza contra la corrupción, ganando visibilidad y distanciándose de esas otras formaciones.

   En cualquier caso el liderazgo de Cunha se debilita cada vez más y puede darse la paradoja de que su futuro dependa de los diputados del Partido de los Trabajadores (PT), el partido que más ha sufrido con sus bloqueos a la agenda del Gobierno de Rousseff.

   Tras la reforma ministerial, en la que el partido de Cunha (el Partido del Movimiento Democrático de Brasil, PMDB) ganó peso en el Ejecutivo, se entiende que Rousseff y el presidente de la Cámara llegaron a un 'pacto de no agresión'; él no daría prioridad al 'impeachment' y el PT no sería tan beligerante pidiendo su salida.

   El PT, por ejemplo, no firmó el documento para que se le investigara por ese caso de corrupción. Sin embargo, la irrupción del escándalo de las cuentas secretas en Suiza, que Cunha ha intentado justificar con escaso éxito, ha resquebrajado ese delicado esquema de gobernabilidad y la mayoría de analistas ya apuestan por la salida de Cunha a medio plazo.