¿Qué puede pasar ahora en Venezuela? 4 escenarios posibles tras los nuevos movimientos opositores

Actualizado 05/05/2019 9:02:26 CET
Al menos dos muertos, 130 heridos y más de 200 detenidos tras la última escalada de tensión en Venezuela
Cao Sanchez

   MADRID, 4 May. (Notimérica) 

   Desde que el pasado mes de enero, el presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Juan Guaidó, se autoproclamara presidente "encargado" del país y fuera reconocido por una gran parte de la sociedad internacional, la actuación opositora ha tomado otro matiz en su lucha por sacar del gobierno a Nicolás Maduro.

   Hace escasamente una semana, y después de un periodo en el que el entusiasmo popular creado por la oposición antichavista ha ido decayendo por la falta de resultados tangibles, Guaidó volvió a salir a las calles llamando a la lucha por la última fase de la que ha denominado como 'Operación Libertad'.

   Junto a él reapareció una de las figuras políticas opositoras más relevantes en Venezuela en la última década: Leopoldo López. El líder de Voluntad Popular, encarcelado desde 2007 y trasladado a su hogar en Caracas en 2018, donde cumplía prisión domiciliaria, violó los términos de su encarcelamiento y se unió a Guaidó.

   Ambos, junto a un grupo de militare desertores, llamaron este miércoles a la ciudadanía venezolana a salir a las calles y luchar contra el gobierno chavista. A pesar de que se dieron nuevos enfrentamientos --que por el momento han dejado cinco víctimas mortales y un centenar de detenidos-- entre manifestantes y fuerzas de seguridad del Estado, la oposición no ha conseguido su objetivo.

   Leopoldo López y su esposa, Lilian Tintori, se encuentran en calidad de "huéspedes" en la residencia del embajador español en Venezuela, después de permanecer durante unas horas en la Embajada de Chile. Guaidó, por su parte, continúa llamando a la manifestación (la última, convocada para este sábado) al tiempo que culpa al gobierno de las nuevas víctimas mortales y asegura que la 'Operación Libertad' continúa.

   ¿Qué puede suceder ahora entre el gobierno chavista y la oposición venezolana? ¿Cuál es el posible fin de la crisis venezolana? "Ninguna de las partes tiene la capacidad de vencer a la otra", ha indicado a 'BBC Mundo' la latinoamericanista de la universidad estatal de Georgia (Estados Unidos), Jennifer McCoy.

   "El gobierno controla las armas y tiene aliados internacionales importantes, pero carece de apoyo popular; la oposición tiene un respaldo internacional más amplio y una población harta, pero no ha podido persuadir grandes deserciones ni movilizar protestas masivas sostenidas", añade la experta.

   1. NEGOCIACIÓN

   Expertos han propuesto a lo largo de los últimos años, en los que la crisis política en Venezuela se ha incrementado, el inicio de una serie de negociaciones que permitan dar con una solución pactadas entre Gobierno y oposición. El ejemplo más cercano al desarrollo del diálogo venezolano sería el utilizado en Centroamérica en los años 90, el cual contó con mediadores imparciales, el Grupo Contadora.

   Sin embargo, los intentos de negociación en el país caribeño han sido un fracaso hasta el momento. Y es que, tanto en 2014 como en 2017, la situación política era totalmente distinta a la actual. El chavismo contaba con un mayor reconocimiento internacional, al tiempo que el oficialismo no contaba con los quiebre internos de los últimos tiempos.

   Actualmente, y con el nuevo escenario, los expertos coinciden en el que ambos bandos deben llegar a un acuerdo que permita un reparto de poderes equitativos y el fin de la violencia para, después, la convocatoria de unas nuevas elecciones que permitan a la ciudadanía elegir libremente y de forma clara su nueva representación política.

2. CHAVISMO SIN MADURO Y OPOSICIÓN ORGANIZADA

   En el caso de darse una negociación, cada día parece más claro que el chavismo podría no estar representado por personas afines a Nicolás Maduro. La legitimidad del presidente de Venezuela se ha visto mermada notablemente en los últimos meses, tanto que militares, políticos y personalidades jurídicas defienden un gobierno chavista, pero sin Maduro.

   La última prueba de ello fue la salida de López de su vivienda, la cual estaba vigilada por un cuerpo militar oficialista que habría facilitado la fuga del líder opositor. Sin embargo, dentro del chavismo venezolano existen grupos armados contrarios a la oposición que, si bien han mostrado su descontento con Maduro, no estarían dispuestos a favorecer la entrada en el gobierno de la oposición.

   Sin embargo, y como sucede con el chavismo, la oposición venezolana ha venido sufriendo en los últimos años guerras internas de poder que han acabado por diluir su fuerza. La no estructuración de un grupo opositor fuerte y dispuesto al diálogo común se posiciona como imprescindible para la creación de un gobierno de transición, y un ejemplo de esto ha sido el fin de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), la cual se sentó a dialogar en 2014 y 2017 con el chavismo.

   Del mismo modo, en este caso también existe la posibilidad de la formación de colectivos armados opositores que, en un ambiente de violencia generalizada y delincuencia como es el actual en el país caribeño, se conviertan en un foco de lucha contra el chavismo. La formación de una guerrilla urbana de este tipo, contando con la ya existencia de violencia social por ambas partes, podría suponer un escenario anárquico.

3. GOLPE DE ESTADO

   Venezuela, como el resto de países de la región, tiene una larga historia de golpes de Estado. Por ello, podría decirse que existe la posibilidad de que se de un nuevo caso, más teniendo en cuenta la situación de inestabilidad y la crisis general que atraviesa el país. Sin embargo, las democracias latinoamericanas ya no son tan jóvenes y su implicación a nivel internacional es mayor.

   Así, a pesar de que Guaidó ha llamado a las Fuerzas Armadas a unirse a su causa y revelarse contra Maduro y cuenta con el apoyo de grupos militares, esto no garantiza que sean los suficientes, ni que estén dispuestos a apoyarlo a él y a la oposición en un hipotético golpe, más cuando Estados Unidos podría estar involucrado en tales hechos.

4. INTERVENCIÓN INTERNACIONAL

   Al igual que en Venezuela y en el resto de la región se han dado numerosos golpes de Estado, no sería tampoco la primera vez que en territorio latinoamericano se registra una intervención internacional. Por este motivo, esta puerta también está abierta de cara a lo que puede suceder en Venezuela para acabar con el gobierno de Nicolás Maduro.

   Según Mike Pompeo, una intervención militar estadounidense en la crisis venezolana no puede descartarse: "Si eso es lo que se necesita, eso es lo que Estados Unidos hará", aseguró recientemente el funcionario estadounidense. Donald Trump insiste en que "todas las opciones están sobre la mesa", y una posible intervención en el país caribeño también podría ser clave para su campaña por la reelección en 2020.

   En cualquier caso, una intervención debe ser aprobada en todo caso por la Organización de Naciones Unidas, en la que asimismo China y Rusia, aliadas del gobierno de Nicolás Maduro, tienen poder de veto.

Para leer más