Publicado 16/03/2020 0:48:45CET

R.Centroafricana.- Asesinado un casco azul de la MINUSCA tras un ataque de los anti-Balaka en República Centroafricana

R.Centroafricana.- Asesinado un casco azul de la MINUSCA tras un ataque de los a
R.Centroafricana.- Asesinado un casco azul de la MINUSCA tras un ataque de los a - UN/MINUSCA - HERVE SEREFIO - Archivo

MADRID, 16 Mar. (EUROPA PRESS) -

Un casco azul de la Misión Unidimensional Integrada de Naciones Unidas para la Estabilización en República Centroafricana (MINUSCA) de Burundi ha sido asesinado este domingo en Grimari, en el sur de República Centroafricana (RCA) mientras intentaban detener un ataque por parte de la milicia anti-Balaka liderada por Dimitri Ayoloma.

El ataque ha tenido lugar después de que varios milicianos abrieran fuego contra las residencias del subprefecto y del alcalde de Grimari, lo que ha provocado el pánico entre la población local, tal y como ha señalado un comunicado de prensa emitido por la MINUSCA.

La misión de paz de la ONU ha intervenido de inmediato para sofocar el ataque, en el cual ha muerto un soldado después de que la milicia armada abriera fuego "deliberadamente" contra el personal militar encargado de mantener la paz.

"Este ataque a la ciudad de Grimari y al personal de mantenimiento de la paz es inaceptable y constituye un delito grave bajo la jurisdicción de los tribunales nacionales e internacionales", ha denunciado el jefe de la MINUSCA, Mankeur Ndiaye.

Ndiaye ha expresado que Ayoloma y el resto de "perpetradores" y "cómplices del ataque" tendrán que hacer frente a los tribunales debido a sus actos, los cuales, ha recordado, pueden ser considerados "crímenes de guerra" al haber atentado contra la vida de un "pacificador".

Se trata de la segunda muerte de un miembro de la MINUSCA durante el mes de marzo, después de que uno de sus trabajadores fuera "acribillado a balazos" en la ciudad de Ndélé, en el norte de RCA.

El país africano se vio inmerso en un conflicto que comenzó a finales de 2013 y que enfrentó al Gobierno, a los antiguos rebeldes Séléka --principalmente musulmanes-- y las milicias 'antibalaka' --predominantemente cristianas--.

El presidente del país, Faustin-Archange Touadera, firmó el 6 de febrero de 2019 un acuerdo de paz con catorce grupos armados que prevé el cese inmediato de las hostilidades, un proceso de desarme y reinserción de los milicianos, además de un Gobierno de unidad ya formado.

Contador