Publicado 12/12/2020 08:43CET

R.Centroafricana.- La campaña electoral arranca en RCA en medio de la tensión entre Gobierno y oposición

El presidente de República Centroafricana, Faustin-Archange Touadéra
El presidente de República Centroafricana, Faustin-Archange Touadéra - XINHUA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

Crisis Group alerta del riesgo una crisis postelectoral por el rechazo de la oposición al resultado de las urnas

MADRID, 12 Dic. (EUROPA PRESS) -

La campaña electoral para las elecciones parlamentarias y presidenciales del 27 de diciembre arranca este sábado en República Centroafricana (RCA) y lo hace en medio de una creciente tensión entre el Gobierno del presidente, Faustin-Archange Touadéra, que busca su reelección, y la oposición, con el expresidente François Bozizé, a la cabeza.

La decisión del Tribunal Constitucional el pasado 3 de diciembre de rechazar la candidatura de Bozizé, quien regresó hace un año al país precisamente para participar en las elecciones, ha crispado el ambiente en un país inmerso en una guerra civil desde finales de 2013 de la que, pese a un acuerdo de paz en febrero de 2019, aún no ha conseguido salir.

El pasado fin de semana, Bozizé envió una carta a los presidentes de la Comunidad Económica de Estados de África Central (CEEAC) en la que denunciaba que el presidente estaba intentando impedirle regresar a Bangui, ya que se encontraba en Bossangoa, en la prefectura de Ouham.

En un comunicado publicado por su partido, el KNK, denunció que, según "rumores inquietantes provenientes de fuentes concordantes, el Gobierno se dispondría a desplegar importantes fuerzas armadas y equipos de milicianos para enviarles al asalto de las prefecturas de Nana-Gribizi o de Ouham" con el fin de impedirle su retorno a Bangui o incluso, "de ser necesario, eliminarle físicamente".

En este sentido, pidió a la comunidad internacional, y más en concreto a la CEEAC, que hicieran "entrar en razón" al Gobierno para que "privilegie el diálogo y la concertación con todas las fuerzas vivas del país". A falta de ello, Bozizé pidió que "favorezca elecciones inclusivas, antes de que sea demasiado tarde".

EL GOBIERNO ARREMETE CONTRA BOZIZÉ

Sus acusaciones obtuvieron la respuesta del Gobierno al día siguiente, el cual mostró su "estupefacción" por el hecho de que pese a que la candidatura de Bozizé hubiera sido anulada --igual que la de otros cuatro candidatos-- estuviera recorriendo el país y celebrando "mítines, acompañado de un importante grupo de hombres armados, cuyos efectivos superan de lejos el número de militares destinados a su seguridad en calidad de antiguo jefe de Estado".

Asimismo, el Gobierno denunció la "naturaleza belicosa" de sus declaraciones y "su voluntad real de poner en entredicho el proceso electoral". Por ello, pidió a Bozizé que "dé prueba de sabiduría" y le invitó a aceptar el fallo del Constitucional con el fin de que los centroafricanos "puedan elegir libremente y en la tranquilidad a sus dirigentes el 27 de diciembre".

En todo caso, el portavoz del Gobierno, Ange Mazime Kazagui, aseguró a la población que el Ejecutivo "no permitirá que el país vuelva a caer de nuevo en el caos". "Por consiguiente, empleará todos los medios legales para que la fuerza siga del lado de la ley y en el interés superior de la nación".

La alianza opositora Coalición de Oposición Democrática 2020 (COD-2020), de la que forma parte Bozizé, ha tomado partido por el expresidente acusando a Touadéra de estar detrás de la anulación de su candidatura y de "buscar la confrontación" con él. Además, ha denunciado que la residencia del antiguo mandatario en Bangui fue rodeada el pasado 3 de diciembre y que la vivienda de su hijo, Jean Francis Bozizé, fue objeto de actos vandálicos.

Así las cosas, en un nuevo comunicado publicado el miércoles, el Gobierno sostuvo que "es extremadamente decepcionante constatar que en este periodo sensible para nuestro país, la oposición en el seno de la COD-2020 se entrega a la manipulación, a las calumnias y las mentiras". Desde el Ejecutivo, han denunciado la "voluntad de manipulación" de la población y de la comunidad internacional "con el fin confesado de comprometer el proceso electoral".

INTENTOS DE REBAJAR LA TENSIÓN

Ante el cariz que estaba tomando la situación, los representantes de la comunidad internacional en el país han mantenido a lo largo de la semana contactos con los 17 candidatos presidenciales, con vistas a facilitar la firma de un código de conducta.

El representante del secretario general de la ONU y jefe de la MINUSCA, Mankeur Ndiaye, ha animado a firmarlo porque "da a toda la clase política los medios para crear las condiciones propicias para la celebración de elecciones creíbles y pacíficas".

Sin embargo, la COD-2020 se ha negado a suscribirlo, en particular porque el artículo 30 compromete a "aceptar los resultados definitivos tal como los proclame el Tribunal Constitucional y felicitar al ganador".

Además, la MINUSCA junto al Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos publicaron el viernes un informe sobre el discurso de odio y la incitación a la violencia en RCA, denunciando que distintos actores, entre ellos políticos y grupos armados, pero también líderes religiosos y grupos de la sociedad civil recurren al mismo.

"Los discursos de odio y de incitación a la violencia han contribuido a exacerbar las sucesivas crisis violentas que han afectado al país desde 2013", sostienen en el informe, en el que advierten de que "la persistencia de esta tendencia podría alimenta tensiones y violencias en el contexto electoral". Por ello, piden combatirlo en "este periodo sensible" para RCA.

AMENAZA DE LOS GRUPOS ARMADOS

Sobre el proceso también planea la sombra de los numerosos grupos armados activos en el país. Aunque Touadéra firmó un acuerdo de paz con catorce de ellos --tanto antiguos miembros de la coalición Séléka, integrada mayoritariamente por musulmanes, como de grupos 'antibalaka', esencialmente cristianos--, ha seguido habiendo brotes de violencia en distintos puntos del país.

Las acciones de algunos de ellos han obstaculizado el proceso electoral, en particular el registro de los votantes, sobre todo en el sureste y en el oeste, provocando retrasos en los plazos que a su vez llevaron a la oposición a pedir un aplazamiento de las elecciones, con vistas a una mejor organización, que finalmente ha quedado descartado.

Esto, sumado al cambio unilateral en el calendario electoral, podría dar argumentos a la oposición para rechazar el resultado una vez se celebren las elecciones, advierte Crisis Group en un nuevo informe, 'Gestionar las tensiones electorales en República Centroafricana'.

Según este 'think-tank', "la oposición ya puede apuntar a la inseguridad generalizada, el bajo nivel de registro de votantes (1,85 de los 5 millones de habitantes) y el hecho de que los refugiados, una octava parte de la población, no podrán votar".

"Un resultado disputado podría llevar a una crisis postelectoral que los grupos armados podrían usar para debilitar aún más al Estado", alerta Crisis Group. Para evitar que esto ocurra, apuesta en primer lugar por que el Gobierno dialogue con la oposición para "aliviar las tensiones".

Además, reclama que los países vecinos, como Chad o Sudán, ejerzan su influencia en los grupos armados para "persuadirles de que no perturben las elecciones" mientras que la ONU y otros socios internacionales y el Gobierno "deben mantener el diálogo" con los grupos armados que en general respetan en el acuerdo de paz y no están interfiriendo en el proceso electoral, y "actuar firmementente" contra quienes no lo hagan, "usando la fuerza militar cuando sea posible y echándoles del Gobierno".

"Las elecciones de diciembre son un paso vital para RCA. Una verdadera votación ordenada por sí sola no puede resolver la miríada de problemas del país, pero un resultado disputado podría empeorar las cosas", advierte Crisis Group, que insiste en que "todos los actores nacionales e internacionales deberían trabajar para evitar este resultado y evitar una crisis electoral que amenazaría la relativa estabilidad del país".