Publicado 03/11/2021 14:23CET

R.Checa.- Dos alianzas políticas checas sellan su plan para echar a Babis a la espera de recibir el encargo

Archivo - 02 October 2020, Czech Republic, Brno: Petr Fiala, leader of the ODS party, votes during the regional and senate elections. Photo: Václav ?álek/CTK/dpa
Archivo - 02 October 2020, Czech Republic, Brno: Petr Fiala, leader of the ODS party, votes during the regional and senate elections. Photo: Václav ?álek/CTK/dpa - Václav ?álek/CTK/dpa - Archivo

MADRID, 3 Nov. (EUROPA PRESS) -

Las dos principales alianzas opositoras de República Checa han confirmado este miércoles que han llegado a un acuerdo para formar Gobierno y echar del poder al actual primer ministro, Andrej Babis, a la espera de ver cómo evoluciona la salud del presidente, Milos Zeman, y de que puedan avanzar los trámites.

La coalición conservadora SPOLU --71 diputados-- y la alianza Piratas y Alcaldes --37 diputados-- acumulan 108 escaños de los 200 que conforman la Cámara de Representantes, por lo que tienen garantizada una mayoría frente a la Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO) de Babis.

El presidente tiene entre sus competencias designar a una persona para que sea el próximo primer ministro, pero su delicado estado de salud, que le mantiene ingresado en el hospital, ha provocado que el proceso burocrático no siga su curso cuando ya han pasado tres semanas de las elecciones parlamentarias.

Según el reparto de cargos conocido este miércoles, SPOLU tendrá diez de los 17 ministerios. El líder del Partido Democrático Cívico (ODS), Petr Fiala, ejercerá de primer ministro, como ha explicado él mismo ante los medios, en una comparecencia en la que ha adelantado que la idea es formalizar el acuerdo con un simbólico acto el próximo lunes, según la cadena CT24.

En cualquier caso, todo está a expensas de la evolución de Zeman, ya que podría darse la circunstancia de que el presidente encargase a su aliado Babis formar Gobierno, lo que retrasaría el proceso. Hasta que haya un nuevo Ejecutivo en firme, Babis seguirá al menos como primer ministro en funciones.

La oposición, entretanto, ha movido ficha para tratar de inhabilitar al jefe de Estado si su actual situación perdura, declarándolo incapaz por vía parlamentaria y retirándole la potestad de nombrar a un potencial primer ministro. Si Zeman es declarado incapaz, la decisión recaería en el presidente de la Cámara de Representantes.