Publicado 02/11/2021 18:57CET

R.Checa.- El próximo gobierno de República Checa descarta adoptar el euro por no cumplir los criterios de la eurozona

Cartel electoral de la coalición checa de partidos derechistas SPOLU.
Cartel electoral de la coalición checa de partidos derechistas SPOLU. - SEAN GALLUP

MADRID, 2 Nov. (EUROPA PRESS) -

El próximo gobierno de República Checa ha descartado este martes adoptar el euro como moneda oficial, después de que los socios de la coalición hayan reconocido que todavía el país no cumple con los criterios exigidos por Bruselas, por lo que ha emplazado la cuestión para el siguiente mandato.

"La adopción del euro no está en la agenda. No cumplimos con los criterios para adoptar el euro, por lo que es más una cuestión para los que vengan posteriormente", ha confirmado Jan Jakob, portavoz parlamentario de uno de los próximos socios de gobierno, la formación conservadora TOP 09.

El vicepresidente del Partido Democrático Cívico (ODS), Zbynek Stanjura, ha explicado que las finanzas públicas "no cumplen con los requisitos para entrar" en la eurozona. "Tenemos que adoptar el euro cuando sea ventajoso para República Checa, y aún no lo es", ha dicho, informa el portal de noticias Ceske Noviny.

En las legislativas celebradas ahora hace un mes, la coalición conservadora SPOLU logró 71 diputados, que sumados a los 37 de la alianza Piratas y Alcaldes suman 108 escaños de los 200 que conforman la Cámara de Representantes. Ambas ya anunciaron su intención de formar gobierno para sacar a la derechista Alianza de Ciudadanos Descontentos (ANO) que desde 2017 gobernaba en minoría.

Por el momento el primer ministro saliente, Andrej Babis, quien a pesar de su derrota fue la opción más votada, continua en el cargo a la espera de que todas las partes de SPOLU y Piratas y Alcaldes alcancen un acuerdo.

Mientras tanto, y en caso de que finalmente no logren un pacto, los analistas no descartan la posibilidad de que el presidente checo, Milos Zeman, pueda buscarle un aliado improvisado a Babis para formar otro gobierno en minoría, puesto que sigue sin contar con el apoyo suficiente del Parlamento.