Publicado 26/04/2021 16:46CET

R.Checa.- Rusia pide a la UE investigar las explosiones de un arsenal checo en 2014

Archivo - Sergei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia
Archivo - Sergei Lavrov, ministro de Exteriores de Rusia - DIMITRIOS KARVOUNTZIS / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

El Grupo de Visegrado expresa su solidaridad con Praga en plena disputa con Moscú

El Gobierno ruso declara 'persona non grata' a un diplomático ucraniano

MADRID, 26 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades de Rusia han pedido este lunes a la Unión Europea que investigue las explosiones registradas en 2014 en el arsenal checo de Vrbetice, un asunto que se encuentra en el centro de la disputa diplomática entre Moscú y Praga, que ha acusado al Gobierno ruso de estar detrás del incidente.

El ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, ha indicado así que "los asuntos relacionados con esta historia deben ser examinados por la UE". "Todo esto ocurrió en su territorio, y por lo que podemos suponer, a juzgar pos los comentarios de los expertos, sucedió en violación de una serie de normas y reglamentos vigentes en la UE", ha dicho.

El jefe de la diplomacia rusa ha señalado que hay "indicios significativos" de que también se violaron las convenciones internacionales, incluido el Tratado de Ottawa, que prohíbe las minas antipersona y el llamado Tratado sobre el Comercio de Armas.

"Me parece que ahora es el momento adecuado para que Bruselas explique de alguna manera lo que está sucediendo en el territorio de sus Estados miembro", ha manifestado, según informaciones de la agencia Sputnik.

El Gobierno checo denunció el 17 de abril la presunta implicación de la Inteligencia rusa en las explosiones que dejaron dos muertos en en un almacén de municiones en Vrbetice, en la región de Zlin, en 2014. Así, ha epulsado a 18 empleados de la Embajada rusa en Praga, a los que ha acusado de ser presuntos agentes señalados como presuntos agentes de los servicios secretos de Rusia.

Moscú, que ha respondido expulsando a 20 diplomáticos checos, ha rechazado esas acusaciones y las ha atribuido a una política antirrusa que Praga mantiene en los últimos años y detrás de la cual, según ha afirmado, se encontraría Estados Unidos".

En este sentido, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha acusado al Gobierno checo de dañar las relaciones con Rusia en relación con las explosiones de Vrbetice.

Sus palabras han tenido lugar un día después de que el presidente checo, Milos Zeman, revelara que el país carece de pruebas de la supuesta implicación rusa en las explosiones.

"Esas acusaciones hostiles no solo van en contra de los intereses de las dos naciones, sino también dañan gravemente nuestras relaciones bilaterales, para ser más exactos, ya las dañaron", ha aseverado Peskov en una rueda de prensa.

El 17 de abril, el primer ministro checo, Andrej Babis, acusó a la Inteligencia rusa de estar tras las explosiones que se produjeron en dos arsenales de armas en la localidad de Vrbetice, si bien hasta el momento las autoridades habían establecido que las detonaciones se habían producido por negligencias.

Por su parte, el Grupo de Visegrado ha expresado su solidaridad con el Gobierno checo. En un comunicado, las autoridades de Polonia, Eslovaquia y Hungría han condenado los "deplorables actos de agresión" por parte de Moscú y la forma en que "ha violado el Derecho Internacional".

Así, han criticado las medidas de Rusia ante lo que consideran una respuesta "justificada" por parte de República Checa. "Condenamos los actos violentos e ilegales llevados a cabo por los agentes de la Inteligencia rusa", ha aseverado antes de ofrecer apoyo consular.

Varios países de la UE, entre ellos Eslovaquia, Estonia, Letonia y Lituania, han expulsado a diplomáticos en solidaridad con las autoridades checas. Este mismo lunes, Moscú ha declarado 'persona non grata' a un diplomático italiano en respuesta a la expulsión por parte de Roma de otros dos empleados de la Embajada rusa por presunto espionaje.

Además, Moscú ha pedido también este lunes que un funcionaros de la Embajada ucraniana en el país abandone Rusia, tal y como ha confirmado el Ministerio de Exteriores.

Contador