Publicado 08/05/2020 12:53CET

RDCongo.- ACNUR denuncia casi 50 ataques al día en Ituri (RDC) que dejan 274 civiles muertos y 200.000 desplazados

RDCongo.- ACNUR denuncia casi 50 ataques al día en Ituri (RDC) que dejan 274 civ
RDCongo.- ACNUR denuncia casi 50 ataques al día en Ituri (RDC) que dejan 274 civ - UNHCR/LENA ELLEN BECKER

MADRID, 8 May. (EUROPA PRESS) -

Casi 50 ataques al día, más de 270 civiles muertos, miles de viviendas quemadas y más de 200.000 desplazados en los dos últimos meses. Ese es el balance, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR) del repunte de la violencia en la provincia de Ituri, en el este de República Democrática del Congo (RDC), en particular en el territorio de Djugu.

"ACNUR sigue estando alarmado por el aumento en curso de los ataques violentos contra la población local en Ituri, donde más de 200.000 personas se han visto forzadas a huir de sus casas en solo dos meses", ha indicado el portavoz de la agencia de la ONU, Charlie Yaxley, este viernes.

La tensión ha ido en aumento desde diciembre, cuando el Ejército congoleño lanzó una operación contra varios grupos armados pero la violencia se ha recrudecido desde mediados de marzo, cuando "se han multiplicado los contraataques" por parte de estos, ha explicado.

Así, ACNUR y sus socios han contabilizado más de 3.000 violaciones graves de los Derechos Humanos en el territorio de Djugu en los últimos 60 días, resultado, según el portavoz, de "casi 50 ataques contra la población local de media al día". Como resultado al menos 274 civiles han sido asesinados, muchos de ellos con machetes, y más de 140 mujeres han sido violadas, mientras que casi 8.000 viviendas han sido quemadas.

Según Yaxley, la mayoría de los nuevos desplazados son mujeres y niños, "muchos de los cuales viven ahora en circunstancias de hacinamiento con familias de acogida". "Otros están durmiendo a la intemperie o en edificios públicos como escuelas que actualmente no se están usando por las medidas contra la Covid-19", ha precisado.

Quienes se atreven a intentar regresar a sus casas están siendo atacados, ha indicado el portavoz. En un caso concreto, "dos personas desplazadas que volvieron presuntamente habrían sido enterradas vivas por un grupo de hombres armados tras ser acusadas de robar el equivalente a 6 dólares", ha ilustrado.

Por otra parte, el portavoz de ACNUR ha expresado su preocupación por "la reducción del espacio humanitario ya que los ataques afectan nuestra capacidad de llegar a quienes necesitan asistencia". De los 5 millones de desplazados internos que hay en RDC, 1,2 millones se encuentran en Ituri.

Según Yaxley, el acceso humanitario a Djugu y Mahagi está muy restringido y "las principales carreteras que conectan la capital provincial, Bunia, con Djugu estuvieron cerradas durante casi tres semanas en abril y siguen siendo inseguras" para los trabajadores humanitario.

ACNUR teme que la falta de asistencia humanitaria tenga un "enorme impacto" en los desplazados en un momento en el que las opciones de ingresos se están viendo reducidas por la pandemia de coronavirus. "El hambre es también un riesgo real, ya que los precios de los alimentos están subiendo debido al limitado suministro en ambos territorios", ha precisado.

La agencia humanitaria está trabajando con sus socios para intentar construir nuevos refugios para los desplazados, pero estos se llenan rápidamente y no hay mucho terreno disponible. A esto se suma la falta de fondos, ya de los 154 millones de dólares solicitados por ACNUR para el país solo se ha recibido el 18 por ciento.

Por ello, "ACNUR pide a todas las partes implicadas en el conflicto que respeten las vidas de los civiles y el trabajo humanitario", ha remachado Yaxley durante el briefing celebrado en Ginebra.