Publicado 16/02/2021 21:35CET

RDCongo.- ACNUR traslada su alarma por la violencia en las provincias orientales de República Democrática del Congo

Desplazados por la violencia en Bunia, Ituri (este de RDC)
Desplazados por la violencia en Bunia, Ituri (este de RDC) - UNHCR/LENA ELLEN BECKER - Archivo

La organización denuncia ataques a escuelas y centros de salud

Solo en Kivu del Norte hay más de dos millones de desplazados

MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha trasladado este martes su alarma por el aumento de la violencia en las provincias orientales de República Democrática del Congo(RDC) y ha pedido una investigación independiente sobre estos asaltos contra civiles.

Para ACNUR, "las atrocidades" que están cometiendo los grupos armados en el este de RDC son parte de un patrón sistemático para perturbar la vida de los civiles, infundir pánico y crear caos".

Los socios de la organización detectaron en 2020 más de 2.000 civiles muertos: 1.240 fallecieron en la provincia de Iturri, 590 en Kivu Norte y 261 en Kivu Sur.

No parece que 2021 vaya a traer consigo un descenso de la violencia, ya que ACNUR ha registrado varios ataques contra civiles desplazados en Kivu Norte donde el 24 de enero un grupo armado mató a dos hombres e hirió a seis en una incursión en un campamento de desplazados forzosos.

Asimismo la organización, que apoya 22 emplazamientos en los que residen más de 88.000 personas, también ha denunciado informes de grupos armados que cobran impuestos ilegales desde noviembre y que han impuesto un toque de queda a las 19:00 horas en el asentamiento de desplazados de Kivuye, hora tras la que recorren las casas para recolectar un pago por "su seguridad".

Solo en el territorio de Masisi, se han producido siete incursiones armadas en cinco asentamientos diferentes durante los últimos dos meses.

La organización denuncia que los civiles se encuentran atrapados entre los distintos grupos violentos que se disputan entre sí el poder de la región, lo que lleva a estos a acusar a la población civil de apoyar otros intereses.

Lejos de llevar a cabo simples ataques recaudatorios, los informes de ACNUR alertan de ataques contra centros de salud y la ocupación por la fuerza de hogares y escuelas, a las que prohíben realizar las actividades escolares.

Solo en la provincia de Kivu del Norte viven dos de los seis millones de desplazados internos por los combates en RDC y ACNUR alerta de que solo ha recaudado el 6 por ciento de los 195 millones de dólares (161 millones de euros) que necesitan para dar atención a los desplazados en este país africano.

La entidad reconoce que el ejército congoleño es más exitoso que en el pasado en sus operaciones para mantener la paz, pero que sigue sin "tener capacidad para mantener el control".