Publicado 13/04/2020 19:02CET

RDCongo.- El alcalde de Beni llama a la calma tras los dos nuevos fallecimientos a causa del ébola en RDC

RDCongo.- El alcalde de Beni llama a la calma tras los dos nuevos fallecimientos
RDCongo.- El alcalde de Beni llama a la calma tras los dos nuevos fallecimientos - Kitsa Musayi/dpa - Archivo

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El alcalde de la ciudad de Beni, en el este de República Democrática del Congo (RDC), ha hecho un llamamiento a la calma a la población tras el fallecimiento de dos personas a causa del ébola, apenas unos días antes de que las autoridades tuvieran previsto declarar el fin de la epidemia.

En su mensaje, Nyonyi Bwana Kawa ha expresado su "amargura" por estos nuevos casos, detectados en el barrio de Butanuka, y ha pedido a toda personas que haya estado en contacto con los fallecidos que se ponga en contacto con las autoridades.

"Cuanto antes se presenten para recibir tratamiento, más probabilidades habrá de que se curen", ha recomendado Kawa, tal y como ha recogido la emisora congoleña Radio Okapi.

Fuentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) citadas por el portal congoleño de noticias Actualité confirmaron el domingo el segundo fallecido, una bebé de once meses, ingresada en el mismo centro médico que el último muerto por ébola.

RDC y el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, confirmaron el viernes un nuevo caso de ébola en la ciudad de Beni (este), un hombre de 26 años.

Las autoridades congoleñas esperaban declarar el fin de la epidemia este lunes, cuando se cumplían los 42 días necesarios sin nuevos casos desde el último alta para dar el brote por concluido.

Desde que comenzó el brote se han detectado 3.456 casos de ébola, con las provincias de Ituri y Kivu Norte como principales focos de la enfermedad, con un total de 2.276 fallecidos, una tasa de mortalidad en torno al 66 por ciento.

El brote se ha convertido así en el más mortífero en la historia del país, sólo superado a nivel mundial por la epidemia que se cebó a partir de 2014 con la zona occidental de África, donde perdieron la vida más de 11.000 personas.