Publicado 16/07/2021 14:17CET

RDCongo.- Desplazados cerca de 20.000 civiles a causa de los últimos ataques de las ADF en el este de RDC, según ACNUR

Archivo - Soldados del Ejército de República Democrática del Congo (RDC)
Archivo - Soldados del Ejército de República Democrática del Congo (RDC) - URIEL SINAI/GETTY IMAGES - Archivo

MADRID, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 20.000 civiles se han visto desplazados a causa de una serie de ataques ejecutados recientemente por el grupo armado Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) en la provincia de Kivu Norte, situada en el este de República Democrática del Congo (RDC), según ha indicado este viernes el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

El portavoz de ACNUR, Babar Baloch, ha resaltado en rueda de prensa que el organismo pide "medidas urgentes y mejoradas" para proteger a los civiles en esta parte del país, donde las provincias de Ituri y Kivu Norte fueron puestas bajo estado de sitio en mayo para por el presidente congoleño, Félix Tshisekedi.

Así, ha sostenido que "los grupos armados siguen devastando las vidas de los civiles" a pesar de esta medida, que tenía como objetivo "poner fin a la violencia perpetrada por grupos armados y establecer la ley y el orden en la región"

"Desde el 22 de junio, las ADF supuestamente han matado brutalmente al menos a catorce personas y han herido a muchas más en Beni y sus alrededores. Muchas propiedades han sido saqueadas y otras han sido quemadas hasta los cimientos", ha reseñado, al tiempo que ha recordado que son los primeros ataques contra la ciudad en dos años.

"Hay una sensación de pánico y ansiedad en la comunidad, así como una falta de confianza en las fuerzas de seguridad debido a las altas expectativas sobre una mejora de las condiciones de seguridad tras las nuevas medidas", ha lamentado Baloch, quien ha dicho que los últimos ataques "interrumpen las actividades sociales, económicas y educativas".

En esta línea, ha puntualizado, que pese a los esfuerzos llevados a cabo, "la respuesta humanitaria en esta zona de RDC está cada vez más presionada por el impacto acumulado de las múltiples emergencias, incluidas las consecuencias de la erupción volcánica del monte Nyiragongo en Goma el 22 de mayo".

"ACNUR y sus socios están apoyando a las autoridades locales para que registren a las familias desplazadas a la fuerza y valoren y respondan a sus necesidades. A pesar de las duras condiciones, algunos de los desplazados están volviendo lentamente a sus barrios", ha valorado.

Baloch ha reiterado que las necesidades "siguen siendo altas" y ha añadido que "las mujeres y los niños con necesidades particularmente acentuadas están recibiendo cobijo, material de ayuda y asistencia en efectivo". "Seguimos apoyando a las comunidades locales como importante línea de respuesta al recurrente desplazamiento forzado", ha puntualizado.

Por último, ha recalcado que "se necesitan urgentemente más recursos" y ha manifestado que "el llamamiento de ACNUR para las operaciones en RDC, por valor de 205 millones de dólares (alrededor de 174 millones de euros), está financiado únicamente al 36 por ciento".

NUEVAS OPERACIONES

Este mismo viernes, el portavoz el la operación 'Sokola 1' del Ejército congoleño, Anthony Mualuashayi, ha anunciado la detención en Beni de trece líderes locales sospechosos de colaborar con las ADF tras la cooperación de un miliciano del grupo.

"Este señor es un activo de las ADF. Gracias a él hemos caído sobre grandes colaboradores de las ADF en Mwalika, la mayoría de los cuales son responsables de aldeas y localidades, entre ellos trece jefes", ha manifestado, tal y como ha recogido el portal congoleño de noticias Actualité.

Asimismo, al menos cuatro personas han muerto en un ataque perpetrado contra un vehículo en los alrededores de la localidad de Ngadju, en la provincia de Ituri, según fuentes de seguridad citadas por el portal de noticias 7sur7, sin que por el momento haya reclamación de la autoría del ataque.

La milicia de las ADF, que mantiene supuestos lazos con el grupo yihadista Estado Islámico, actúa en RDC desde la década de los noventa y, a pesar de las reiteradas ofensivas lanzadas contra ella, sigue generando violencia en la zona.

Contador