Publicado 07/12/2021 11:41CET

RDCongo.- La escalada de violencia en Darfur provoca 10.000 nuevos desplazados

Archivo - Reparto de ayuda a desplazados internos en Nyala, Darfur
Archivo - Reparto de ayuda a desplazados internos en Nyala, Darfur - GREGG BREKKE / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

Casi 10.000 personas se han visto obligadas a huir de sus hogares en la región sudanesa de Darfur, en la zona oeste del país africano, como consecuencia de una nueva escalada de la violencia intercomunitaria, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Los enfrentamientos se recrudecieron en noviembre en el estado de Darfur Occidental y el coordinador especial de ACNUR para la región, Toby Harward, está "profundamente preocupado" por la evolución de los acontecimientos. De los nuevos desplazados, más de 2.000, en su mayoría mujeres y niños, han cruzado la frontera congoleña hacia el vecino Chad.

El país ya acoge a 520.000 refugiados, de los cuales un 70 por ciento son sudaneses, y los recién llegados, repartidos en cinco enclaves cercanos a la frontera, necesitan con urgencia agua, comida y refugio. ACNUR trabaja con otros socios y con las autoridades locales para brindarles ayuda.

A nivel interno, Sudán ya acumula cerca de tres millones de desplazados internos, de los cuales más del 80 por ciento corresponden a los cinco estados en que se divide Darfur. Solo en 2021, se han registrado más de 200 incidentes violentos en esta zona.

"La tensión sigue siendo alta", como lo demuestran los incidentes ocurridos en los últimos día en varias localidades. "Nuestros equipos también están recibiendo informaciones alarmantes de otras partes de Darfur sobre la destrucción de pueblos, violencia sexual y robo de ganado", ha advertido Harward en un comunicado.

La agencia teme un aumento tanto de la frecuencia como de la virulencia de estos ataques, que han terminado por complicar una temporada agrícola que ya venía lastrada por la falta de lluvias y las plagas. Algunos agricultores han contado a ACNUR que temen la completa destrucción de sus cosechas.