Publicado 24/11/2020 22:41CET

RDCongo.-La ONU celebra la condena a cadena perpetua de un antiguo líder rebelde de RDC por crímenes contra la Humanidad

El presidente de República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi.
El presidente de República Democrática del Congo (RDC), Félix Tshisekedi. - XINHUA / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO - Archivo

MADRID, 24 Nov. (EUROPA PRESS) -

Naciones Unidas ha saludado este martes la condena a cadena perpetua al antiguo líder rebelde de República Democrática del Congo (RDC) Ntabo Ntaberi Sheka por violaciones en masa y crímenes contra la Humanidad.

Así lo han hecho la representante especial de la ONU para la Violencia Sexual en los Conflictos, Pramila Patten, y la representante especial de la ONU para los Niños y los Conflictos Armados, Virginia Gamba, en un comunicado conjunto.

Patten ha señalado que la condena "manda una fuerte señal de que la impunidad para la violencia sexual en RDC no se tolerará". Por su parte, Gamba ha agregado que el veredicto es también "una importante victoria" para aquellos que buscan justicia por las graves violaciones contra los niños en RDC y otros lugares. "Es un ejemplo formidable que muestra que ningún individuo, no importa cómo sea de poderoso, es inmune para rendir cuentas para estas violaciones", ha agregado.

Patten y Gamba han elogiado a las víctimas que tan "valientemente" ofrecieron sus testimonios durante el juicio y han destacado la "amplia" coalición de actores nacionales e internacionales que han trabajado juntos "para que se hiciera justicia". Asimismo, han pedido al Gobierno del país que bride "reparación y apoyo" a las víctimas de los crímenes de Sheka que aún lo requieren.

Por su parte, la ONG Human Rights Watch (HRW) ha aludido al caso de Sheka y ha expresado que la condena en su contra proporciona "justicia" a sus muchas víctimas.

"La condena y la cadena perpetua de Sheka es un paso importante contra la impunidad en RDC y un testimonio del trabajo de los supervivientes y activistas, que asumieron grandes riesgos personales en la búsqueda de justicia", ha indicado el investigador principal para RDC de HRW, Thomas Fessy.

De forma paralela, ha remarcado que el juicio contra el líder rebelde ha revelado "graves deficiencias", como la falta de derecho de los acusados a apelar el veredicto y la protección a víctimas y testigos. "En un momento en que el Gobierno de RDC está considerando planes para la justicia transicional, debería sacar lecciones, tanto de éxitos como de fallos de esta investigación y proceso judicial", ha concluido Fessy.

Ntaberi Sheka se entregó a la misión de Naciones Unidas en RDC (MONUSCO) en julio de 2017 en la localidad de Mutongo, ubicada en la provincia de Kivu Norte, tras seis años huido a las autoridades por las acusaciones de él por crímenes contra la Humanidad cuando encabezaba el grupo armado Defensa Nduma de Congo, también conocido como Mai Mai Sheka. El juicio ha durado dos años.

Según la ONU, las fuerzas de Sheka y otras dos organizaciones armadas violaron al menos a 387 civiles entre el 30 de julio y el 2 de agosto de 2010 para castigarlos por su supuesta colaboración con el Gobierno central. Además del grupo de Ntaberi Sheka, en los actos participaron miembros de las Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda (FDLR) y de un grupo bajo órdenes de Emmanuel Nsegiyumva.

En el este de RDC, en particular en las provincias de Kivu Norte, Kivu Sur e Ituri, operan decenas de grupos armados, que siembran el terror entre la población y que han provocado cientos de miles de desplazados. Entre ellos figuran las Fuerzas Democráticas Aliadas (ADF) y la rama de Estado Islámico, Estado Islámico en África Central (ISCA).