Publicado 07/07/2020 11:41CET

RDCongo.- La reapertura temporal de la frontera de Uganda permite el paso de 3.000 refugiados congoleños en tres días

RDCongo.- La reapertura temporal de la frontera de Uganda permite el paso de 3.0
RDCongo.- La reapertura temporal de la frontera de Uganda permite el paso de 3.0 - ACNUR/ROCCO NURI

MADRID, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

Más de 3.000 refugiados congoleños llegaron entre el 1 y el 3 de julio a la vecina Uganda gracias a la reapertura temporal de dos pasos fronterizos, según la ONU, que ha informado de que estas personas formaban parte de un grupo mayor que huyó de la violencia desatada a mediados de mayo en la provincia de Ituri.

En concreto, se trata de un remanente de las 45.000 personas que habrían avanzado hacia territorio ugandés tras los enfrentamientos entre grupos armados. Parte de estos desplazados han terminado volviendo a sus lugares de origen, pero otros en cambio han pasado más de un mes junto a la frontera, cerrada para contener la pandemia de COVID-19.

Los pasos de Golajo y Mount Zeu abrieron temporalmente durante tres días, permitiendo el paso de más de 3.000 personas, según un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), Charlie Yaxley. Un 65 por ciento de ellos son niños, mientras que en el grupo también había 33 embarazadas, dos de las cuales ya han dado a luz.

Los refugiados llevan consigo relatos "desgarradores". "Muchos de ellos nos cuentan que fueron separados de sus familias y tuvieron poco tiempo para empaquetar sus pertenencias o buscar a familiares antes de huir. Muy pocos se llevaron enseres personales y la mayoría huyeron descalzos, solo con la ropa que llevaban puesta", ha lamentado Yaxley.

Los refugiados han sido trasladados en un primer momento hasta un centro donde se han habilitado 318 tiendas para que guarden la cuarentena --de 14 días, según la normativa ugandesa--. El Ministerio de Sanidad de Uganda ha comenzado a realizar pruebas de coronavirus para descartar posibles casos de COVID-19.

ACNUR ha aplaudido la decisión del Gobierno ugandés de autorizar la entrada de estos refugiados, en la medida en que demuestra con un gesto práctico que, por encima de cualquier medida para contener el virus, están "las obligaciones del Derecho Internacional".

Sin embargo, también ha recordado que para seguir llevando a cabo las operaciones en marcha en Uganda hacen falta fondos. La agencia solo ha recibido el 18 por ciento de los 357 millones de dólares requeridos para 2020 y necesita "urgentemente" al menos 28 millones para garantizar el nivel de asistencia actual.