Actualizado 15/11/2006 5:56:56 +00:00 CET

R.Dominicana.- Leonel Fernández anuncia medidas financieras para conseguir 900 millones de euros y cumplir con el FMI

SANTO DOMINGO, 15 Nov. (EP/AP) -

El presidente dominicano, Leones Fernández, anunció el martes un paquete de medidas que incluyen aumentar impuestos, reducir subsidios y algunos gastos del Gobierno con la intención de obtener unos 35.000 millones de pesos (900 millones de euros) adicionales para cumplir compromisos adquiridos con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un discurso pronunciado en la noche, el mandatario dominicano anunció que someterá al Congreso Nacional, controlado por el oficialista Partido de la Liberación Dominicana, un proyecto de reforma fiscal con la que busca compensar ingresos que dejaría de percibir con la entrada en vigencia del Acuerdo de Libre Comercio con Estados Unidos y Centroamérica.

Fernández explicó que el impuesto al consumo se aplicará a varios productos que se mantuvieron exentos en una reforma fiscal aprobada en el 2005, cuando el Congreso era controlado por la oposición.

También anunció un 5% de impuesto selectivo a las habitaciones de hoteles y afines, aumentar de un 1 al 2% el impuesto a las viviendas suntuarias y mantener una serie de cargas impositivas transitorias.

También anunció que el Gobierno reducirá de manera dramática algunos gastos para que de los 35.000 millones de pesos adicionales de los que aspira disponer en el 2007, la mitad sean por la vía del ahorro.

"El Gobierno también se apretará el cinturón y controlará aún más sus gastos para que podamos cumplir, entre todos, con las metas comprometidas con el Fondo Monetario Internacional", manifestó el mandatario.

Entre las medidas para reducir el gasto, el presidente Fernández anunció reducir los subsidios a la electricidad y al gas, reducir sustancialmente los gastos personales, tales como sobresueldos, dietas y gastos de representación y viajes, telecomunicaciones y pago de honorarios.

La República Dominicana firmó un acuerdo con el FMI a raíz de la crisis económica que vivió el país a partir del 2003 cuando quebraron tres de los principales bancos comerciales dominicanos, cuyos principales ejecutivos fueron acusados por fraude.