Publicado 15/04/2020 17:28:07 +02:00CET

R.Dominicana.- La OEA atribuye el fallo que obligó a repetir las municipales a la "mala gestión" de la Junta Electoral

Elecciones en República Dominicana
Elecciones en República Dominicana - JUNTA CENTRAL ELECTORAL DE REPÚBLICA DOMINICANA

MADRID, 15 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Organización de Estados Americanos (OEA) ha determinado que el fallo en el voto electrónico que obligó a suspender los comicios locales del 16 de febrero en República Dominicana y a repetirlos el 15 de marzo se debió a una "mala gestión" de la Junta Central Electoral (JCE).

Sobre las 11.00 (hora local) de la jornada electoral, la JCE decidió suspender las elecciones por problemas relacionados con el voto electrónico que afectaron a 18 distritos electorales, esto es, al 62 por ciento de los votantes.

"La falla determinante (...) consistía en que en un número considerable de las máquinas de voto automatizado no se habían cargado las boletas (papeletas) de manera correcta", de modo que "un gran número de las urnas distribuidas en el país no contaban con la oferta electoral (candidaturas) correctamente instalada", ha explicado la OEA.

Así las cosas, la JCE, el Gobierno y los partidos políticos de República Dominicana solicitaron a la OEA que llevara a cabo una auditoría para establecer la causa del fallo en el voto electrónico.

"Del trabajo desarrollado por el equipo técnico que realizó la auditoría se concluye que lo sucedido con la implementación del sistema de votación automatizado fue producto de la mala gestión del área informática de la JCE", ha indicado la OEA en su informe.

El bloque regional ha identificado como problema principal "el mal diseño del software" porque "no tenía mecanismos de control de integridad de la oferta electoral y, por lo tanto, era incapaz de detectar cualquier tipo de problema que se pudiera haber presentado en el proceso de descarga de las boletas electrónicas".

A ello, la Organización de Estados Americanos ha añadido "la inexistencia de procedimientos formales de prueba del software", lo cual "impidió que se detectase el defecto durante la fase de pruebas".

Además, ha denunciado que la JCE "decidió utilizar mecanismos de transferencia de la información que no solo no estaban previstos sino que tampoco fueron evaluados" para cargar las candidaturas en las máquinas de votación al darse cuenta de que con el sistema que había ideado "no llegarían a finalizarlo antes de la fecha prevista" para los comicios.

La OEA ha atribuido el fallo en la descarga de las papeletas electrónicas a que la red usada para ello con el fin de paliar la falta de tiempo era menos potente de lo necesario y "se interrumpió la descarga quedando la oferta electoral incompleta".

Todo ello, ha lamentado, revela "la ausencia de protocolos y la falta de aplicación de buenas prácticas", pero "el equipo auditor no encontró evidencia de ataques externos, sabotaje o intento de fraude".

Asimismo, ha ratificado que, "dadas las circunstancias la mañana de la elección, era imposible continuar con la jornada, por lo que la suspensión decidida por parte del pleno de la JCE fue correcta".

Los comicios finalmente se celebraron el 15 de marzo dando la victoria al opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM) en la mayoría de los municipios que estaban en juego, incluida la capital dominicana, Santo Domingo.