Actualizado 29/02/2012 18:17:04 +00:00 CET

Reino Unido convoca al encargado de negocios de Argentina por la petición de no importar bienes británicos

LONDRES, 29 Feb. (Reuters/EP) -

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Reino Unido ha convocado este miércoles al encargado de negocios de Argentina en Londres (el diplomático de más alto nivel en la Embajada) para pedirle explicaciones por el hecho de que una ministra argentina haya instado a las empresas a detener la importación de productos británicos en el marco de la disputa bilateral por la soberanía de las islas Malvinas.

"Dada nuestra preocupación por los recientes incidentes con los cruceros en Ushuaia y ahora con estas últimas informaciones, hemos convocado esta tarde al encargado de negocios argentino para recibir una explicación", ha informado una portavoz del Foreign Office. "También vamos a abordar este asunto preocupante con nuestros socios más cercanos", ha añadido.

Al parecer, la ministra argentina de Industria, Débora Giorgi, ha pedido a 20 compañías que adquieren bienes fabricados en Reino Unido que los sustituyan por productos de otros países con el objetivo de reducir los desequilibrios comerciales y privilegiar las importaciones de Estados que respeten la integridad territorial, los recursos naturales y las reivindicaciones soberanas de Argentina.

Un portavoz del primer ministro británico, David Cameron, había dicho esta mañana que Reino Unido considera "contraproducente" el llamamiento de Giorgi, que demuestra "una mala interpretación de la determinación de Reino Unido" en el tema de las Malvinas.

Argentina reclama a Reino Unido la soberanía de Malvinas, Georgias del Sur y Sándwich del Sur, islas que Londres se anexionó en 1833. En 1982, ambos países se enfrentaron en una guerra de 10 semanas, después de que Buenos Aires invadió el archipiélago del Atlántico Sur. El enfrentamiento se saldó con la muerte de 649 militares argentinos, 255 británicos y tres civiles isleños.

Londres se niega a iniciar las negociaciones exigidas por Buenos Aires sobre la soberanía de las islas a menos de que los residentes de las Malvinas manifiesten su deseo de que se produzca ese diálogo.