Actualizado 08/02/2012 19:32:52 +00:00 CET

Reino Unido niega que esté militarizando las islas Malvinas

La Presidenta De Argentina, Cristina Fernández De Kirchner
Foto: REUTERS

LONDRES, 8 Feb. (Reuters/EP) -

   Reino Unido ha rechazado este miércoles las acusaciones hechas por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, sobre la supuesta "militarización" del Atlántico Sur por la decisión de las autoridades británicas de enviar un buque de guerra a las islas Malvinas provocando un incidente diplomático entre ambos países.

   La reacción ocurre en medio de una escalada de la tensión diplomática entre Buenos Aires y Londres por las disputadas islas Malvinas y un día después de que Fernández de Kirchner anunciara que denunciará ante la ONU el supuesto grave riesgo que representa la medida británica para la seguridad internacional.

   Una portavoz del primer ministro británico, David Cameron, ha salido este miércoles al paso de estas acusaciones. "Nosotros no estamos militarizando el sur del Atlántico. Nuestra postura defensiva en las Islas Falkland (como se conocen en inglés las Malvinas) se mantiene inalterable", ha afirmado.

   El Ministerio de Defensa británico, que rechaza el reclamo argentino de soberanía sobre las islas, aseguró recientemente que la decisión de enviar el destructor 'HMS Dauntless' al sur del Atlántico para reemplazar a otro buque es una medida que estaba planeada desde antes y que era "totalmente de rutina".

   "La población de las Falklands elige ser británica. Su derecho a la autodeterminación es un principio que está consagrado en la carta de la ONU", ha agregado la portavoz.

   Fernández, en un acto en la noche del martes ante veteranos de la guerra que Argentina y Reino Unido disputaron en 1982 por las islas Malvinas, dijo que el Gobierno británico está "militarizando al Atlántico sur una vez más".

   "He instruido a nuestro canciller para que presente formalmente ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y también ante la Asamblea de las Naciones Unidas esta militarización del Atlántico sur que implica un grave riesgo para la seguridad internacional", anunció la mandataria.

   "No podemos interpretar de ninguna otra manera, por el mayor esfuerzo y voluntad que pongamos, el envío de un destructor, la sola palabra, un inmenso y modernísimo destructor, acompañando al heredero real, que nos hubiera gustado verlo con ropas civiles y no con uniforme militar", advirtió.

   Fernández de Kirchner también hizo referencia a la presencia del príncipe Guillermo, segundo en la línea de sucesión al trono británico, en el archipiélago --situado a unos 500 kilómetros de la costa argentina-- realizando un trabajo temporal como piloto de búsqueda y rescate.