Actualizado 15/06/2013 00:49 CET

Tratamiento de supervisión judicial será alternativa a encarcelamiento por drogas

SANTO DOMINGO, 14 Jun. (EUROPA PRESS) -

La República Dominicana inauguró este viernes en Santo Domingo un proyecto piloto denominando 'Tratamiento bajo Supervisión Judicial' (TSJ) con apoyo de la OEA, como una alternativa al encarcelamiento para infractores dependientes de drogas.

El proyecto TSJ forma parte del programa de los Tribunales de Tratamiento de Droga y cuenta con el asesoramiento de la OEA a través de la Comisión Interamericana para el Control del Abuso de Drogas (CICAD) y con la financiación del Gobierno de Canadá, según un comunicado oficial de ese organismo internacional.

En la inauguración del lanzamiento del programa participaron el presidente de la Suprema Corte de Justicia de República Dominicana, Mariano Germán; el Procurador General de la República, Francisco Hernández Brito; el presidente del Consejo Nacional de Drogas, Fidias Aristy; y la secretaria ejecutiva adjunta en funciones de la CICAD, Ángela Crowdy.

Con la puesta en marcha de este proyecto, afirmó Crowdy, "República Dominicana se convierte en un referente hemisférico. Muchos países van a estar observando este proceso. No es un camino fácil, pero estoy segura que bajo el liderazgo de las instituciones aquí representadas, esta iniciativa será un éxito".

TALLER TÉCNICO

El lanzamiento del proyecto forma parte de un proceso de trabajo en el país caribeño que ha contado con el apoyo de la CICAD a través de un Memorando de Entendimiento firmado entre la OEA y la República Dominicana en diciembre de 2012. La ceremonia precedió a un taller técnico para el equipo de profesionales que estará apoyando a los jueces en el manejo de casos de TSJ.

El proyecto TSJ consiste en un enfoque innovador para hacer frente a los delitos no violentos cometidos por infractores dependientes de drogas, quienes en lugar de ir a prisión, son tratados por un equipo de especialistas supervisados por un juez con el objetivo de tratar su problema de adicción.

De este modo, se busca reducir el riesgo de la reincidencia en el delito y disminuir la población penitenciaria, además de lograr una merma en los gastos gubernamentales de encarcelamiento.

Con esta iniciativa, la República Dominicana se suma a la lista de países que prueban los proyectos pilotos TSJ bajo el programa de la OEA 'Tribunales de Tratamiento de Drogas para las Américas'.

Trinidad y Tobago puso en marcha un programa piloto en septiembre de 2012, mientras Costa Rica lanzó dos programas piloto en febrero de 2013. Perú, Argentina y Barbados también están explorando este modelo. El programa ya ha demostrado su eficacia en otros países de la región, como Canadá, Estados Unidos, Chile y Jamaica.